Conéctate con Donostitik:
Facebook / Twitter / Instagram

Familia rodante es un blog de Donostitik.com

Pareja viajera, con hijos, busca autocaravana. Esta frase resume perfectamente nuestros últimos meses de vida desde que ese pequeño cosquilleo que nos producía ver a caravanistas de toda Europa dando vueltas se convirtió en sana envidia. ¿Por qué no?, seguro que a los niños les encanta. Con un presupuesto ajustado y mucha ilusión empezamos a buscar en las redes hasta que la buena noticia (después de un par de intentos fallidos) llegó desde Manresa. Allí nos esperaba una autocaravana Capuchina McLouis de 2002 y con sólo 35.000 kilómetros en sus ruedas (parece ser que en Italia es costumbre instalarlas en los campings y no moverlas, así que vienen muy poco rodadas). Quizá nuestros 90 caballos de autocaravana no nos conviertan en los reyes de la autopista, pero nos proponemos rodar tan lejos como podamos. Y aprovechando las vacaciones de agosto, Dinamarca se convierte en nuestro primer destino. ¡Allá vamos!
Entradas recientes
Se acaba lo bueno y el recuento es espectacular. ¡Queremos más! // De Gipuzkoa a Dinamarca. Vigesimoctavo y vigesimonoveno día
Casi en el punto de partida // De Gipuzkoa a Dinamarca. Vigesimosexto y vigesimoséptimo día
Fantástica ciudad Utrecht, sobre todo sin motor // De Gipuzkoa a Dinamarca. Vigesimocuarto y vigesimoquinto día
Iniciamos el retorno // De Gipuzkoa a Dinamarca. Vigesimotercer día
De cervezas light por Suecia // De Gipuzkoa a Dinamarca. Vigesimosegundo día
Otro lugar donde nos gustaría vivir // De Gipuzkoa a Dinamarca. Vigésimoprimer día
En el barrio hippie de Christiania // De Gipuzkoa a Dinamarca. Vigésimo día
Descanso frente al Báltico // De Gipuzkoa a Dinamarca. Decimonoveno día
Se nos hunde la casa… literalmente // De Gipuzkoa a Dinamarca. Decimoctavo día
De isla a isla y recuperando fuerzas // De Gipuzkoa a Dinamarca. Decimoséptimo día
La lluvia nos frena // De Gipuzkoa a Dinamarca. Decimosexto día
Disfrutando de una marisma espectacular en tractor-bus // De Gipuzkoa a Dinamarca. Decimoquinto día
En la ciudad vikinga por excelencia: Ribe // De Gipuzkoa a Dinamarca. Decimocuarto día
Por fin en Dinamarca // De Gipuzkoa a Dinamarca. Decimotercer día
Viajeros interesantes en el camino // De Gipuzkoa a Dinamarca. Duodécimo día
Aquí hay niño encerrado // De Gipuzkoa a Dinamarca. Undécimo día
Fauna, flora y primavera en una isla paradisíaca // De Gipuzkoa a Dinamarca. Décimo día
Lo que tiene viajar con niños // De Gipuzkoa a Dinamarca. Noveno día
De playa en playa y disfrutando de la naturaleza // De Gipuzkoa a Dinamarca. Octavo día
Acampados junto al lago Vietland // De Gipuzkoa a Dinamarca. Séptimo día
En tránsito y con lluvia // De Gipuzkoa a Dinamarca. Sexto día
Viajar cargados de equipaje // De Gipuzkoa a Dinamarca. Quinto día
Haciendo el guiri // De Gipuzkoa a Dinamarca. Tercer y cuarto día
Apocalipsis zombie // De Gipuzkoa a Dinamarca. Segundo día
20 Ago.17

Aquí hay niño encerrado

(Undécimo día) Salida: Texel (Islas Frisias, Holanda) Llegada: Groningen 1.873,9 kilómetros

Hoy hemos decidido visitar el último pueblo de Texel y viajar después hasta Groningen, ya en tierra firme, que será nuestra despedida de Holanda. Nos parece que dejar la isla de Texel va a ser como dejar el paraíso.

Preparamos la autocaravana como todos los días y después de desayunar salimos hacia De Burg, el pueblo más grande de la isla. Para gran sorpresa nuestra hoy es día de mercado. Como no hay mejor forma de conocer otras culturas que viendo mercados (o eso pensamos nosotros) lo recorremos entero y repetimos la jugada de quedarnos a comer en un puesto de pescado: salmón crudo, bacalao frito y otro pescado que no identificamos por la forma y menos aún por el nombre, ahumado, que nos encanta. Es lo más típico aquí y lo ponen en trozos pequeños y con un rebozado crujiente que nos encanta. Repetimos. Vuelve a sorprendernos gratamente el precio, especialmente el de la fruta.

De Burg es muy turístico y al igual que De Koog tiene unas calles preciosas, limpias y llenas de guiris.

Después decidimos volver a la autocaravana para coger el ferry. Nos damos cuenta de que tenemos uno a las 14.30 y son las 14.15, así que salimos como alma que lleva el diablo hacia el puerto. Llegamos cuando empezaban a cerrarse las puertas y milagrosamente nos dejan subir y zarpar. Genial. Llegaremos Den Helder a las 15 y saldremos a Groningen directamente. Esto marcha de maravilla.

Pero al llegar a Den Helder alguien quiere ir al baño y… ¿qué pasa aquí?, la puerta del baño está atascada y no se puede abrir. Es un problema de máximo nivel por los niños, principalmente, así que decidimos que primero arreglaremos la puerta y luego ya arrancaremos.

En plan McGyver me pongo manos a la obra con mi caja de herramientas ante este aparentemente pequeño desafío, pero después de un rato intentando destrozar la cerradura sin éxito paso al plan B: abrimos la ventana del baño desde afuera y por el hueco entre las bicis colamos a mi primogénito de cinco años, que está entusiasmado.

Curiosamente, a pesar de la genética paterna no consigue abrir la puerta y la situación se complica. La puerta atascada, mi hijo encerrado y se nos hace tarde. Pasamos al plan C: directamente romper la cerradura. Pero por mucho que lo intentamos no hay nada que hacer.

Al final descolgamos las bicis y me cuelo yo en el baño. Tras demasiado tiempo de show consigo abrir la puerta, pero está claro que hoy llegaremos tarde a Groningen. Un lugar idílico… pero esa es otra historia.