La lluvia nos frena

La lluvia nos frena

(Decimosexto día) Salida: Parque Nacional del Mar de Frisia danés Llegada: Isla Fyn -Fiona- 2.729 kilómetros

Nos levantamos dispuestos a conocer “la auténtica Dinamarca”. Llegamos a Assens temprano, aparcamos en el parking de un supermercado y entre ducha y ducha compramos bollos calientes para desayunar.

En el inicio del paseo nos encontramos un puerto de recreo en el centro de la ciudad y ahí, casualidad, una concentración de motos con sidecar de la antigua Unión Soviética. Todas chulísimas. Nos hinchamos de hacer fotos.

Nos vamos hacia el centro y comienza a chispear, pero eso no nos puede asustar a nosotros.

Entramos a comer en un mercado internacional mientras la lluvia empieza a arreciar. La verdad es que al fondo se ven unos nubarrones negrísimos y esto tiene muy mala pinta. Empieza a caer un chaparrón muy potente.

Decidimos ir al siguiente pueblo de la costa de la Isla Fyn. Se trata de Haarby. Pero el tiempo no cambia y estamos empapados. Paramos a hacernos la comida con calma a ver si la cosa mejora.

Como eso no pasa repetimos la operación y nos vamos al siguiente pueblo, a otros 20 minutos, Faaborg.

Paseamos un poco, pero vuelve a llover. Hay que rendirse: hoy no haremos turismo.

Buscamos un lugar donde dormir y encontramos una casa gigante con jardín y vistas al mar, que además reserva un lugar para las autocaravanas. Aquí nos quedamos.

En este lugar el ambiente es muy bueno y conocemos a gente muy variopinta unida por el viaje: una pareja de Galdakao que se ha lanzado con su niña de dos años a la carretera y que se financia dando conciertos de flamenco y vendiendo camisetas; una suiza que lleva un año viajando con su perro, un danés que se llama Thomas y se dedica a recorrer el mundo…

Menos mal que la parte social del viaje arregla un día chafado por la lluvia.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *