De isla a isla y recuperando fuerzas

De isla a isla y recuperando fuerzas

(Decimoséptimo día) Salida: Faaborg (Dinamarca) Llegada: Ringsted (Dinamarca) 2.880 kilómetros

Un hamaiketako a base de lomo de salmón asado con especias y ensalada de patata es ideal para recuperar fuerzas tras una mañana movidita que ha empezado temprano con un olor extraño en la autocaravana. Como estábamos desayunando pensamos primero que el olor a quemado sería de las tostadas. Pero a continuación empezó un chisporroteo que para nuestro desconcierto venía de la batería del habitáculo, que había entrado en ebullición. ¡Mecagüenlamar! Así que la hemos sacado a toda velocidad no fuera a prenderse fuego y seguiremos con una batería, que parece suficiente para el viaje.

Después de este extraño incidente y de una vuelta en bici por Faaborg para recuperar lo que no pudimos ver ayer recalamos, como decía antes, en una caseta del puerto y nos pedimos el salmón asado con especias. Estamos comiendo mucho pescado este viaje y concretamente bastante pescado crudo. No es este el caso. El salmón está muy bueno, por cierto, y lo acompañamos con una cerveza Tuborg danesa.

Dejamos Faaborg e iniciamos el camino a Svendborg bordeando el fiordo. Esto merece la pena.

Recorremos el pueblo en bici y cuando los niños empiezan a estar cansados iniciamos el camino a Roskilde.

Para llegar allí necesitamos pasar de la isla de Fyn -Fionia- a la de Selandia, así que cruzamos el puente del Gran Belt pagando un peaje que nos deja sin aliento. Pero el paisaje que divisamos es espectacular, merece la pena.

Estamos demasiado cansados para llegar hasta Roskilde, así que paramos 30 kilómetros antes en un pueblo llamado Ringsted, en un área de autocaravanas muy céntrica y gratuita donde podemos sacar la mesa y las sillas como buenos turistas. A descansar.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *