Otro lugar donde nos gustaría vivir

Otro lugar donde nos gustaría vivir

(Vigesimoprimer día) Copenhague

En uno de los puntos más visitados del mundo, la Sirenita de Copenhague, presenciamos una anécdota bastante rocambolesca. El lugar lo encontramos fácilmente, pero ver a la ‘pobrecita’ entre la multitud es otro cantar. Hay muchísima gente y de repente una guía de unos 50 años increpa a los gritos a unos turistas que se están echando “demasiado encima” de la Sirenita para hacerse las fotos (por lo menos a ella se lo parece). Su reacción es tan desmesurada que ellos no le hacen ni caso y las personas de alrededor se ríen. La mujer, entonces, al borde del infarto en su afán por proteger el patrimonio, grita durante varios minutos y se marcha abriéndose paso entre la muchedumbre. No sé si para tomarse una tila o para anunciarle al jefe que deja el trabajo. En fin. Para nosotros termina la escena cuando aparece un hidroavión y vamos a ver cómo aterriza en el agua.

Conpenhague nos encanta. Callejeamos y concluimos que es otra ciudad donde nos gustaría vivir (la lista de lugares está aumentando mucho en este viaje). Una curiosidad: es la primera vez que sufrimos embotellamientos de bicicletas…

Después del pasar por el puerto llegamos al jardín de árboles de los deseos de Yoko Ono, que está en el exterior del centro de arte Copenhagen Contemporary. Tras hacer unas aportaciones al jardín visitamos el Copenhagen Street Food, una zona llena de puestos de comida de los más interesantes. Pero aún no queremos cenar, son las 17.30 horas, así que decidimos volver luego y seguimos recorriendo la ciudad un par de horas más.

El hambre ataca cuando estamos ya muy cerca de la biblioteca de la Universidad y nos viene estupendamente dar con un bar de estudiantes (ya se nos ha olvidado la idea de volver al Copehagen Street Food). Nos comemos unas pizzas fantásticas por un precio increíble para ser Dinamarca y nos volvemos a nuestra casita frente a la playa. Tenemos que descansar bien porque mañana… ¡Suecia!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *