Día IX. (1.798 KM) Un terreno inexpugnable para autocaravanistas y vuelta a Izola

Día IX. (1.798 KM) Un terreno inexpugnable para autocaravanistas y vuelta a Izola

Los eslovenos son muy amables, también los que trabajan de cara al público. Por ejemplo: en una lavandería de Izola a la que hemos aparecido con dos bolsas enormes (qué falta nos hacía esa incursión a la lavandería, por cierto) les ha fallado la secadora y cuando hemos vuelto nos hemos encontrado a los propietarios revolucionados, intentando secar la ropa en otra máquina y no nos querían cobrar. Menos amables son otros ‘compañeros’ en el área de autocaravanas pero ya se sabe: lo de inventarse normas acompaña a determinadas nacionalidades de la vieja Europa.

En Izola dando un paseo antes de partir hacia Piran, donde no logramos entrar.

Hoy queremos ir a Piran. Lo teníamos previsto desde que comenzamos a organizar el viaje. También está en la costa y  nos lo han recomendado en varias ocasiones.

Salimos antes del mediodía, sin prisa, porque está a veinte kilómetros. Es poca distancia aunque en subida, pero nuestro motor puede con todo aunque sea con calma.

El camino de la Costa.

Llegamos a Piran y primera sorpresa: en una valla pone que sólo se puede entrar con pase de residentes. E indica que fuera del pueblo hay parkings de pago.

Unas aplicaciones que tenemos en el móvil (muy prácticas) nos advierten de que estos parkings están todos llenos. Y el resto… tiene límite de altura y no puede entrar nuestra autocaravana.

Estamos vendidos. damos vueltas y vueltas… para constatar que esta zona en verano resulta inexpugnable para los autocaravanistas. Así que volvemos a Izola un tanto cabizbajos.

Le damos la vuelta rápido. Lo cierto es que quedarnos en Izola es buen plan y estamos de vacaciones. Encontramos un parque muy chulo para tumbarse, darse un baño, etc. Se llama Ob Svetilniku.

También recorremos el Casco Viejo, que es muy chulo.

En el Casco Viejo nos llama la atención que la gente saca a la calle los tenderetes de ropa.

Se ve que nadie se lleva nada. Incluso delante de la Escuela de Música hay uno.

En la lavandería nos recomiendan un sitio para cenar y la pinta es estupenda, pero no hay mesa y sinceramente nos viene bien: tenemos el bolsillo tocado después de Francia e Italia y necesitamos bajar el pistón para reponernos.

A la vuelta compramos unas hamburguesas buenísimas y llegamos a la autocaravana con el bebé dormido. Pese al planchazo ha sido un buen día.



1 pensamiento sobre “Día IX. (1.798 KM) Un terreno inexpugnable para autocaravanistas y vuelta a Izola”

Responder a Marga Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *