Día XVI. De lo más hippy y urbano a los espectaculares Alpes Julianos (2.164 KM)

Día XVI. De lo más hippy y urbano a los espectaculares Alpes Julianos (2.164 KM)

Volvemos a la capital eslovena para que el médico que recetó el antibiótico al mediano de los niños nos dé el OK y precisamente eso hace, así que estamos encantados. La mitad de la familia se irá de compras y la otra mitad se irá a Metelkova Mesto.

Yo aprovecho para esto último. Y es que Metelkova Mesto es uno de esos puntos que no pueden faltar en una visita a Ljubljana.

El conjunto de casas (realmente es pequeño) está formado por viviendas construidas durante el imperio austro húngaro para el Ejército. Inmuebles que en su momento quisieron tirar. Corría 1993 y las casas, de finales del siglo XIX, fueron restauradas y pintadas por numerosos artistas eslovenos. El resultado, como se ve en las imágenes, es muy curioso.

Después de visitar Metelkova Mesto, que realmente llama mucho la atención, nos damos una vuelta por el Museo Etnográfico Esloveno y por el parque. Hay una terraza que es ideal para tomarse algo después de la visita correspondiente.

Volvemos a la autocaravana pensando (nunca se sabe) que ahora sí que nos despedimos de Ljubljana.

Nuestro destino original, llegado este punto, era Bled. Sin embargo a raíz del blog hay un lector que nos recomienda no ir porque es muy turístico y resulta complicadísimo aparcar. Él contaba que había tenido una mala experiencia en ese sentido.

Decidimos hacerle caso (no queremos agobiarnos, es momento de disfrute que para eso estamos de vacaciones) y nos vamos a Kranjska Gora, un sitio de ensueño con unos picos enormes alrededor. Precioso y nevado gran parte del año, es parte de los Alpes julianos. Una maravilla.

Nos dirigimos entonces a Rateče, donde los deportes de invierno arrasan. De hecho vemos saltos de esquí en seco. Ahí comemos y damos una vuelta con las bicis por montañas y valles en plan Heidi, pero siguiendo los bidegorris.

Estamos inmersos en la naturaleza. En cuanto se va la luz artificial se hace de noche. Respetaremos los horarios naturales y nos iremos a dormir pronto.

Con las últimas luces vemos los Alpes… y la sensación de estar aquí es increíble.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *