Días XVII-XVIII-XIX. Planica, Ljubljana, Rosegg. (2.610 KM) Austria, tras una bajada abrupta por la montaña

Días XVII-XVIII-XIX. Planica, Ljubljana, Rosegg. (2.610 KM) Austria, tras una bajada abrupta por la montaña

A través del blog surgen recomendaciones muy prácticas, como ya os comentamos en la anterior entrada, y también la posibilidad de poner cara a desconocidos que contactan con nosotros muy amablemente. Precisamente nuestro nuevo destino, el Faaker See, surge así.

Un cubano casado con una chica eslovena ha contactado con nosotros tras leernos. Toda la familia (tienen niños) ha veraneado estos días en Donostia. Nos hace algunas recomendaciones y nos cuenta que no se pierde un verano en Faker See (salvo este mes, que lo ha cambiado por la playa de la Concha). Así que decidimos visitar el famoso lago.

Antes de eso, ya que esta entrada reúne tres días de viaje, despertamos en el maravilloso emplazamiento de Rateče Planica, el pie de los Alpes, como ya os contamos, y tenemos por delante un par de días complicados. ¿Por qué?, porque viajar con niños tiene lo suyo (creo que lo he dicho mil veces, ya), y uno de ellos tiene gastroenteritis.

Como al principio hay algunas dudas al respecto, volvemos a plantarnos en la capital, en Ljubljana, después de pasar por ambulatorios de Kranjska Gora (pueblo precioso al que nos gustaría dedicarle más tiempo porque merece la pena, realmente era éste nuestro destino y nos quedamos con las ganas), y Jesenice.

Kransjka Gora
Kransjka Gora

Podemos decir literalmente que nos ha atrapado la capital eslovena, jajaja. Desde luego ya nos movemos como Pedro por su casa y vamos directamente a parking.

Entre este día de vuelta a la capital y el siguiente, ambos de descanso, el chaval se recupera y volvemos a la carretera con todo el ánimo.  Menos mal porque nos depara un día de ‘road movie’.

Nuestra idea de disfrutar tres días en el Parque Nacional del Triglav se ve truncada. Y es que el niño no está aún para hacer senderismo ni andar en bici. Muy a nuestro pesar cambiamos el plan.

Próxima parada: Austria. Y un lago en particular: Faakersee. Hay que pasar una pequeña parte de los Alpes y el viaje (aparentemente) es corto. Aparentemente.

En la autopista ha habido un accidente y el GPS nos lleva por un camino paralelo que, indudablemente, nos va a alargar el trayecto. Y empieza a oscurecer. Esto no acaba nunca. Cuando la carretera empieza a parecer eterna llegamos a un bar de moteros en pleno camino de montaña, ‘Hells Angels’ en Jesenice. El ambiente es espectacular. Estoy por cambiar la autocaravana por una moto.

Muy majos, nos recomiendan que sigamos por la carretera de montaña, que a estas alturas no volvemos a la autopista. Y nos lanzamos por un camino precioso que atraviesa montes y bosques.

Cruzamos a Austria (¡por fin!) e iniciamos el descenso. La bajada es bastante abrupta y la autocaravana pesa 3.500 kilos. Así que vamos despacio, muy despacio. Las vistas son maravillosas, es verdad. Pero se nos hace larguísimo y bajar la última rampa es un alivio.

Estamos en Austria, ¿ya lo he dicho? Llegamos a Rosegg. Son casi las 21. Intentamos quedarnos en un Gasthaus (alojamiento) muy chulo, pero está lleno.

El encargado nos recomienda que paremos como si nada en el parking de un colegio (es austriaco nos lo cuenta con mucho secretismo, al fin y al cabo no es ortodoxo).

Por fin vamos a descansar.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *