Fotógrafía: Santiago Farizano
Modelo: Irati

¡Hola a tod@s! Aunque no lo parezca, mañana se termina el verano, oficialmente y según el calendario, eso sí. Porque desde hace más de un mes los escaparates se han llenado con las propuestas otoño-invierno. Este año la sensación, la mía al menos, es que todo vuelve. Adaptado a los nuevos tiempos, pero ya había estado antes en nuestros armarios. Y, cómo siempre, habrá cosas que gusten más que otras, desde luego.

En Stiloskopio hemos querido adaptar las tendencias que vienen en colaboración con Emaús Fundación Social, elaborando 9 looks para que comprobéis que se puede ir a la moda no sólo gastando poco, sino, sobre todo, siendo sostenible y colaborando con una obra social que este año cumple 37 años.

Hemos combinado las prendas con básicos que la mayoría podemos tener en nuestro armario como son una camiseta blanca o negra, unos vaqueros, un pantalón negro, unas zapatillas blancas tan de moda últimamente y un zapato negro que va con todo.

 

Los vestidos llegan con fuerza para este otoño. Entre las múltiples propuestas sobresalen dos: los románticos o delicados y los más austeros. Y hemos seleccionados unos cuantos con los estampados que pisan fuerte este otoño-invierno. Empezamos con un vestido camisero en tono verde militar, muy femenino y favorecedor, y que hemos complementado con un bolsito rígido de mimbre vintage.

En la misma línea, un vestido de cuadros, otra de las tendencias al alza esta temporada, combinado con un cinturón rojo haciendo contraste y unas zapatillas básicas. Un oufit súper favorecedor y cómodo para el día a día.

El estampado floral lleva tiempo instalado dentro de las tendencias que se presentan temporada a temporada. Y debo reconocer que me encanta porque te permite jugar con los colores, además de que creo que sienta muy bien. En mi armario, ahora mismo, es el rey.

Hacemos dos propuestas combinando tendencias. La primera, un vestido en seda negro de aire vintage al que hemos añadido un cinturón ancho marcando cintura. La segunda, una blazer floral con uno de los colores estrella, el amarillo mostaza, y que hemos combinado, dándole todo el protagonismo del look, con una camiseta básica blanca y un pantalón pitillo negro.

Porque las americanas o blazers se han colocado en primera línea. Lisas o estampadas, solas o en conjunto formando el clásico traje sastre. Así que ya puedes rescatar ésa que seguro tienes olvidada al fondo del armario y empezar a crear outfits. Porque el estilo working girl es el look del día a día y de la noche también.

Nosotros hemos escogido una americana corta de cuadros tartán, uno de los estampados que nos acompaña de nuevo y lo hace con una invasión sin precedentes, con coderas y donde prima el azul marino. Junto con la camiseta básica negra y el pantalón palazzo en denim forma un look que mezcla clásico y moderno.

El total denim se mantiene, aunque debo reconocer que combinar tejido vaquero con él mismo me ha costado bastante, no terminaba de verlo. En Emaús Social Faktory tienen una amplia sección dedicada a este tejido y de ella hemos sacado dos prendas con las que hemos jugado al contraste, una falda más clara y una camisa amplia en tono oscuro combinados con dos básicos imprescindibles: camiseta y zapatilla blancas. Completamos el look con un carro de la compra confeccionado por Sin Desperdicio, la firma de complementos reciclados que forma parte de Emaús Fundación Social. Está realizado con la tela de las banderolas publicitarias que podemos ver por Donostia, en los paseos de La Concha o la Zurriola.

Las prendas deportivas continúan viviendo un buen momento. Incluso algo más dulce ahora: el chándal (sí, estás leyendo bien) reivindica su lugar no sólo para ir al gimnasio, y el athleisure (prendas inspiradas en lo deportivo) ha evolucionado directamente hacia las prendas sport. Y aunque personalmente no soy muy dada a seguir esta tendencia, sí que me parece una buena idea que esté ahí para ese día que nos levantamos algo vagas y perezosas en lo que a vestuario se refiere.

Pensando en este look encontramos una chaqueta negra de una conocida marca, un pequeño tesoro vintage al que nuestra modelo Irati no se pudo resistir y que acabó comprando por 7€ y que le hacía sentir como “una reina del trap”. Ya puedes andar con ojo, Rosalía.

Los 80 han vuelto y con ellos el estampado pañuelo que domina los percheros de las principales cadenas de moda. Aunque será raro que yo sucumba, no me he podido resistir a mostrarlo en este look con vestido vintage de seda en tonos marrones, paleta cromática por excelencia para este otoño-invierno. Lo hemos combinado con un chaquetón tres cuartos de piel vuelta en tonos más oscuros. Porque si eres friolera, este año es tu año: las capas se llevan y lucir abrigo encima de chaqueta o jersey es tendencia. Es el Layering o modo cebolla. Aprovecha y póntelo todo. Ya te lo irás quitando.

No me podía olvidar del otro estampado estrella de la temporada, el animal print. De cebra, de tigre o de cualquier otro animal a rayas. Otra forma de empoderar a la mujer que va a rugir con fuerza en las calles con estas prendas. En esta ocasión he vuelto a combinar tendencias y he completado el look con otro descubrimiento: una gabardina XL que, además, es de una conocida marca británica cuyo nuevo director creativo es Ricardo Tisci. El trench, una de las prendas claves en cualquier armario, vuelve en múltiples versiones y tejidos. Y si lo tuyo es vestir amplio, esta temporada estás de suerte: el oversize se permite en todas las prendas. Así que aprovecha para llevar un estilo más relajado y menos encorsetado.

Como os he dicho las prendas principales han sido seleccionadas en la tienda Emaús Social Factory de Mundaiz 6, donde se ha realizado el reportaje fotográfico. Un espacio muy amplio, de dos plantas, donde podéis encontrar, buscando y con paciencia, ese pequeño tesoro que a ti te enamora y que otro no ha querido. Y no sólo ropa, que es lo nuestro, sino discos, libros y muebles, entre otras cosas. Porque la recogida y venta de productos en desuso promueve la inclusión social y la economía solidaria. Sacan prendas a diario, así que no os aconsejo demoraros mucho entre visita y visita. Nunca sabes cuándo puede ser un gran día.

El que haya tanta rotación convierte el espacio en un lugar, como ellos dicen, “singular, ideal para personas buscadoras de tesoros, nostálgicos, historiadores, melómanos, hippies, bohemios, población con poco poder adquisitivo o personas con conciencia social que buscan alternativas para practicar un consumo más consciente y responsable”. No obstante, por si no lo sabéis, durante este 2018 la industria textil se ha convertido en la más contaminante del planeta. Es lo que tiene el fast fashion o pronto moda. Un consumo indiscriminado de ropa basado en la velocidad de consumo impuesto por las grandes cadenas textiles. No sé a vosotros. A mí hace tiempo que me hace pensar.

Para terminar, no os voy a negar que las tendencias de este otoño-invierno son un tanto llamativas, así que, como os digo siempre, adaptadlas a vuestro estilo y gusto o, simplemente, ignoradlas que también se puede. Y, sobre todo, valorad la posibilidad de que podéis vestir a la última por poco dinero y colaborando con una buena causa simplemente haciendo pequeños cambios y combinando con prendas que ya están en vuestro armario. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *