¡Hola a todos! Ya os echaba de menos después de unas semanas sin post. Ojalá vosotros a mí también aunque sea sólo un poquito. Espero que el inicio de año esté siendo bueno para todos. Los donostiarras aún nos estamos recuperando de la resaca por la celebración de nuestra fiesta grande, el Día de San Sebastián, el pasado 20 de enero.

Y aunque el post es posterior a la fiesta no quería dejar pasar la oportunidad de destacar los detalles de moda más característicos de ese día tan especial para todos los donostiarras.

_IMG4718

Unos apuntes básicos por si algún lector o lectora no está demasiado familiarizado con la fiesta. Cada tamborrada está formada por un mínimo de 20 tambores, vestidos con trajes militares del siglo XIX, y 40 barriles, vestidos de cocineros y aguadoras. Junto a ellos gastadores, abanderados y cantineras que ayudan a animar la fiesta.

_IMG4757

Los soldados, vestidos con trajes napoleónicos de infantería, rivalizan en elegancia y abren la compañía o tamborrada. Con casacas tipo levita de paño de lana en diferentes colores en las que destacan los cuellos, bocamangas y las charreteras con sus vistosos flecos. Unos llevan pantalones con zapatos, otros calzones con bota alta y una tercera versión es el calzón o pantalón con zapato y polaina. En la cabeza el chacó, gorro alto con visera, y que, normalmente, está adornado con una placa frontal y con una pluma o pompón en lo alto. También el gorro de piel de oso. Ellos tocan en tambor y marcan el ritmo con sus notas graves.

_IMG4930

Tras ellos, la banda de música o charanga que toca la música de Raimundo Sarriegui durante las 4 horas de recorrido que cada tamborrada tiene asignado. 6 de estas piezas son obligatorias: la marcha o nuestro himno de San Sebastián, Tatiago o retreta, Iriyarena, Polka, Diana y Retreta. Así hasta 12 piezas que suenan por las calles donostiarras durante 24 horas de fiesta. La excepción, la tamborrada infantil que desfila con música pregrabada y que suena a todo volumen por la megafonía colocada en todo el recorrido.

_IMG5089

Les siguen en la compañía los cocineros y las aguadoras. Ellos vestidos de blanco con casaca, pantalón, gorro típico y siempre con el pañuelo azul al cuello, color de nuestra ciudad, con el escudo de la sociedad o del colegio, en el caso de los niños. Los cocineros siempre tocan el barril. Ellas vestidas con el tradicional traje vasco, en sus diferentes variantes; falda larga, saya, sobrefalda o mandil, chaqueta, camisa y corpiño, pañuelo de cuello sujeto con un alfiler a modo de broche, pañuelo grande a modo toquilla, zapato cerrado negro y, por último, pelo recogido y cubierto por un pañuelo, o sin nada. Las aguadoras tocan la herrada, más ancha por la base. El sonido de la madera, más apagado, responde al del tambor.

_IMG4770

Hay que decir que este año ha sido el primero en que la tamborrada infantil, desde su inicio en 1961, ha tenido cocineros en las filas de sus compañías. Doce colegios han estrenado sus trajes de cocina. La idea es que en los próximos años se vayan sumando más centros.

_IMG4956

Y con el ritmo de los tambores me despido hasta la próxima publicación. Espero que a los donostiarras os haya gustado y a los que no lo sois os haya despertado la curiosidad por descubrir una fiesta maravillosa que os invito a vivir y experimentar, por lo menos, una vez en la vida. Aunque cuidado, crea adicción.
¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *