Fotos: Santiago Farizano

¡Hola a tod@s! La semana pasada se celebró la décima edición de GdM San Sebastián Moda Festival. Y entre talleres y jornadas de moda sostenible, además de los desfiles de diseñadores y comercios multimarca en el Museo de San Telmo, destacaron dos firmas que, ahora mismo, están en lo más alto del panorama de moda nacional e internacional y que presentaron sus creaciones en el Museo Balenciaga: Teresa Helbig y Sophie et Voilà.

La diseñadora catalana Teresa Helbig ha sido la invitada en esta edición con “Knot Garden”, su colección primavera-verano 2019. En ella la mujer se convierte en la flor más bella del jardín en el que la diseñadora se inspira. Propuestas elegantes y delicadas, pero también con carácter que reafirman y empoderan a la mujer que las viste.

Protagonistas absolutos, los vestidos en todas sus longitudes; minis, midis o largos. Vaporosos, ajustados o súper estructurados, todos auténticas joyas de la artesanía. Entre las técnicas que se podían apreciar: el tintado a mano, el trenzado de tejidos como el cuero o la rafia formando geometrías, apliques de pedrería, la superposición de piezas como cosidos y puntillas o la sublimación con glitter. Y jugando con los tejidos: tules, rafia, terciopelo, algodón y puntillas, para imitar las formas de la naturaleza. Una colección que transmite calma y relajación en tonos tierra, verde khaki, rosa, blanco y amarillo.

Por primera vez Teresa Helbig se ha atrevido a crear un bolso, un auténtico tres en uno que funciona como clutch, bandolera o incluso riñonera. Creado especialmente para viajar y diseñado a base de cuerdas. Rematando los looks, botines de caña alta hechos en colaboración con Serena Whiteheaven, de ante color nude, en cuero con estampado floral o con detalle glitter.

Y mientras veía los diseños pasar delante de mí solo podía pensar: “los quiero todos”. Por preciosos y favorecedores, por sentir el tacto de esos tejidos en mi piel y disfrutar de sus acabados perfectos. Porque cada vez tengo más claro que la ropa que vestimos determina nuestra actitud y la de Teresa Helbig representa la imagen de mujer fuerte, seductora y poderosa.

Líneas sencillas y limpias, cortes estructurados y volúmenes controlados son las señas de identidad de Sophie et Voilà. La bilbaína Sofía Arribas es la directora creativa de la firma bizkaína que presentó la colección nupcial “En Blanco” en el Museo Balenciaga. Vestidos de líneas rectas y puras, muy minimales y de aire arquitectónico en una búsqueda constante de perfección.

Tejidos con fuerza y peso como el elastán. Patrones cuidados al máximo buscando la armonía de las proporciones para que los vestidos ganen movimiento. Llaman la atención los hombros, bien porque van desnudos o porque llevan mangas con pliegues y mucho volumen. Destacan los lazos rompiendo la sobriedad, en vertical buscando el suelo, en diferentes lugares y tamaños.

Me gustó mucho la idea de hacer variaciones del mismo vestido, cambiando detalles del patrón o mezclando tejidos. Destacan los conjuntos de dos piezas y los vestidos mini con palabra de honor y bolsillos con falda debajo que se puede despiezar. Complementa sus diseños con referencias vascas como las txapelas, en este caso negras, haciendo contraste. Novias súper femeninas con fuerza y carácter además de estilo y todo envuelto en un aire de chic francés.

Algunos diseños recordaban mucho a las creaciones del gran maestro Cristóbal Balenciaga. Y qué mejor homenaje que un desfile así en su propia casa. Mañana os cuento cómo fueron las propuestas de fin de residencia de los diseñadores de Kutxa Kutur Fundazioa. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *