Fotos: Santiago Farizano

¡Hola a tod@s! Podríamos decir que hay un sector de la moda que va por libre, no sigue las tendencias que marca la pasarela y es tan anárquico como quien lo viste: esos locos bajitos que diría Serrat. Por si alguien no lo ha adivinado, hablo de la moda infantil. Una industria al alza con un volumen de negocio con cifras que superan los 1.200 millones de euros anuales. Somos pioneros en el sector respecto a otros países además de referente a nivel mundial tanto en el entorno offline como en el online.

La moda infantil “made in Spain” ofrece, entre las múltiples marcas que la conforman, gran variedad de estilos y precios. Una de las características que más me gusta es que para la ropa de niños todo vale, todo pega. Ellos no entienden de combinaciones o de estampados que chocan. Si les gusta se lo ponen, aunque a ti te parezca imposible. No saben de contrastes. La ropa tiene que ser para divertirse y olvidarse de los prejuicios. Ellos, en su más absoluta inocencia, no los tienen. Nosotros, a veces sin quererlo o sin darnos cuenta, hacemos que los tengan.

Sus originales estampados son la seña de identidad de Pispiripispo, marca local de moda para niñas. Los dibujos infantiles, realizados por las hijas de la diseñadora, plasmados en telas que Elena Silvestre da forma en diseños cómodos de líneas sencillas y muy atemporales. Mismo modelo con diferentes estampados se podría decir. Así puedes encontrar varios vestidos de líneas rectas y manga corta en distintos largos perfectos para, como Olivia, Adriana y Ane, divertirse junto a la piscina. O una chaqueta corta reversible en doble tejido: estampado y lino haciendo contraste que combina con un short en lino y una camiseta básica con unos originales broches que hace que Oihana sea la invitada perfecta en esta época de bodas, bautizos y comuniones.

Todo muy funcional con cortes sencillos y tonos pastel que combinan entre sí a la perfección formando una colección primavera-verano original e innovadora. Tejidos de la mejor calidad pensados para estar en contacto con la sensible piel de los más pequeños. Diseños que dejan total libertad de movimientos para los más inquietos de la casa. Como este pantalón tobillero de puntos multicolor en tonos lilas combinado con camiseta de algodón negra que permite a Adriana hacer todo tipo de acrobacias.

O este peto con volante en el tirante y fruncido en la cintura que además de precioso y favorecedor deja a Ane total libertad para saltar a la cuerda o trepar a las alturas. Y si la lluvia quiere estropear el día, una capa con capucha en tejido impermeable y con un estampado alegre y floral que, como a Oihana, te saca una sonrisa y combina perfectamente con un pantalón de lino en verde menta.

Y aunque, en principio, Pispiripispo solo tiene diseños para niñas, Elena, su diseñadora, se está planteando sacar una colección unisex. El genderless o lo agénero también llega a la moda infantil. Será de cara a otoño-invierno y después de ver cómo funciona la campaña estival. Porque sacar adelante una marca de moda y vivir de ella no es nada fácil. Como todo, se necesita tiempo, dedicación casi absoluta y mucha constancia.

Incluso con el apoyo de Kutxa Kultur Moda durante el año de residencia y del Clúster Donostia Moda al que pertenece, Pispiripispo, es decir, Elena, tuvo que parar durante unos meses para ver las cosas con más perspectiva y reorganizarse empresarialmente. Pasado este tiempo, vuelve con muchas ganas para la campaña primavera-verano y con las ideas claras centradas, sobre todo, en la venta online y en el mantenimiento de las redes sociales de la firma. No obstante, Instagram es la primera fuente de información de ropa infantil, embarazadas y consejos entre madres, desplazando incluso a los medios tradicionales.  

Además de diseños bonitos, sencillos y con estampados originales Pispiripispo tiene toda su producción localizada. Por un lado, la estampación de los dibujos en las telas y por otro, la confección de las prendas en un taller de Irún que, además ayuda a la rehabilitación y reinserción social a personas en riesgo de exclusión. En la misma línea, con un proceso artesanal y que lucha contra la industrialización buscando un comercio justo y sostenible, fabrica sus prendas Akukuna.

Esta marca de moda infantil ecológica surge de la mano de Sonia Cepa, su directora creativa, buscando una moda más sana. En todos sus diseños utiliza tejidos ecológicos libres de químicos y colorantes tóxicos además de contar con el certificado GOTS(Global Organic Textil Standar) que garantiza que cada paso en el proceso de fabricación cumple con la normativa medioambiental vigente.

Con un diseño muy cuidado y unos patrones pensados para niños la ropa de Akukuna es cómoda, práctica y fácil de poner. Una de sus características es su multifuncionalidad ya que son prendas muy versátiles y algunas reversibles. Como el pantalón tipo short que lleva Aritz a conjunto con su camiseta a rayas blancas y negras con franja amarilla haciendo contraste. Él lo lleva en su versión en gris marengo, pero se le puede dar la vuelta y es un short de rayas blancas y negras que podrás combinar con otras prendas del armario.

Además, va conjuntado con el favorecedor vestido con falda de picos amarilla con mucho vuelo y manga francesa. Los looks coordinados es otra de las características de esta firma de moda sostenible que me gusta mucho. Arianne e Iris preciosas con sus vestidos bicolor en verde y gris con forma diamante resaltando los picos laterales y Aritz con camiseta en los mismos colores y pantalón baggy que le deja libertad de movimientos para saltar, correr o, simplemente, jugar.

En muchas de las prendas de Akukuna podemos encontrar un tallaje amplio que va de los 6 meses a los 10 años. Como muestra, este bonito y cómodo vestido multicolor en negro, rosa, azul y gris que hace las delicias de Iris, Oihana y Ane y hasta bailan con él. La ropa infantil tiene que ser divertida como este original vestido multicolor en rosa, gris, amarillo y verde con volúmenes arquitectónicos que se puede fruncir en el bajo y que a Ane le hizo sentirse aún más coqueta.

Y como la moda infantil no tiene por qué ser distinta a la de los adultos, Akukuna tiene pensado sacar una línea coordinada entre madres e hijos. Será más adelante, pero Sonia ya está trabajando en ella. Cada vez se ve más infantilización en la ropa para adultos. Así el año pasado nos invadió la fiebre de Mickey Mouse en un sinfín de prendas con motivo de la celebración de su 90 aniversario. Y este año es fácil encontrar prendas que apelan a la nostalgia y hacen referencia a los personajes de nuestra tierna infancia. Y, personalmente, me hace ilusión poder llevar la misma camiseta o sudadera que mi sobrina.

Multifuncional, versátil, cómoda, divertida en los estampados, en el color, de calidad y con un patronaje entre clásico e innovador. Estas podrían ser las características de la ropa infantil. Si a esto le sumas sostenibilidad, comercio justo y “made in Donostia” no se puede pedir más. Bueno sí, que sirva como juego para desarrollar la imaginación y dejarles soñar porque ¿quiénes somos los mayores para cortarles las alas? Mientras seamos sensatos con ellos creo que debemos dejarles libertad para que se vistan como quieran. Incluso si quieren salir disfrazados de casa. Pero esta es una opinión personal. ¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *