Inicio » Artículos » Noticia » «Alegría» en Zumarraga por el inicio del trabajo en el Valle de los Caídos

Memoria histórica

«Alegría» en Zumarraga por el inicio del trabajo en el Valle de los Caídos

Diez años llevan esperando este momento los descendientes del miliciano gipuzkoano Antonio Arrizabalaga Ugarte, para quienes hoy se abre una gran esperanza

Valle de los Caídos. Foto: Change.org

Hoy se han iniciado los trabajos previos al proceso de exhumación de 77 personas cuyos restos se encuentran en las criptas de la basílica del Valle de los Caídos, tal y como ha informado el Ministerio de la Presidencia y la Memoria Democrática. «Nos causa mucha alegría que se inicien las obras porque esto ha sido una carrera de obstáculos», expresaron al respecto los descendientes del miliciano de Zumarraga Antonio Arrizabalaga Ugarte, que comenzaron a reclamar los restos de su tío enterrado en el Valle hace ahora diez años.

«Nosotros no vamos a pedir imposibles, pero tenemos fe en el equipo de forenses y en el secretario de Estado Fernando Martínez, que lleva años intentando dar respuesta a este asunto», manifestó Iñigo Jaca, sobrino del miliciano, a DonostiTik. «Es una satisfacción ver que después de tanto tiempo sí existe un plan de ejecución de esas obras».

El proceso que hoy comienza, que ha sido autorizado por Patrimonio Nacional tras la petición de los familiares, es el más complejo de los que se han acometido y será largo debido al estado de las criptas. “Más de 60 años después de los traslados las dificultades técnicas son muy grandes y lo que entrar en las criptas no garantiza necesariamente que se encuentre a las personas que se buscan”, advirtió al respecto el Secretario de Estado de Memoria Democrática, Fernando Martínez. “No obstante el proceso de exhumación va a contar con todos los medios y con los mejores expertos para poder entregar a las familias a sus seres queridos, siempre que sea posible”.

En primer lugar se habilitarán los accesos a los columbarios, asegurando las estructuras arquitectónicas que así lo requieran. A continuación tendrá lugar la intervención forense, que consistirá en la búsqueda y localización de los cuerpos hasta donde sea posible, y a los correspondientes análisis genéticos que puedan dar lugar a las identificaciones.

Finalmente tendrá lugar una fase de acondicionamiento de los columbarios, mejorando las instalaciones y las condiciones de conservación de los restos allí enterrados. Esto permitirá la dignificación global de las criptas.

“Los forenses que se harán cargo de esta tarea tienen la máxima cualificación, así como una gran experiencia contrastada en este tipo de actuaciones”, añadió el Secretario de Estado. Según el Ministerio la intervención técnica va a desarrollarse mediante protocolos reconocidos internacionalmente y los laboratorios de referencia se encuentran acreditados en este ámbito.

El miliciano Antonio Arrizabalaga
Antonio Arrizabalaga Ugarte falleció por fiebres tifoideas en Zaragoza el 17 de noviembre de 1937 y sus restos fueron enterrados en el Cementerio de Torrero para ser trasladados al Valle de los Caídos el 28 de febrero de 1961. Sus descendientes tienen todo documentado. 

El año pasado la familia acudió al Valle de los Caídos en una visita oficial con otros afectados por esta situación. Jaca se quedó impresionado por el buen estado de algunas cajas que incluso conservan las inscripciones con las identificaciones correspondientes. “Es verdad que por una inundación hay otras cajas destrozadas y los restos se mezclaron”.

Antonio Arrizabalaga está localizado en la ficha 16.244 en el Valle de los Caídos (Relación 348, columbario 4.882, cripta derecha 5 piso). Para la identificación de sus restos esta familia cuenta con una baza a favor: una fractura en el fémur que fue atendida en una clínica de Donostia y que puede ayudar.

Si Iñigo Jaca se embarcó en el proyecto de recuperar los restos de su tío se debió especialmente a su madre, ahora fallecida, que hasta el último momento de su vida mostró su angustia a lo vivido durante la Guerra Civil. La familia empezó a trabajar con ahínco en 2011.

En esta aventura han estado acompañados por el Ayuntamiento de Zumarraga, que 17 de octubre de 2018 reclamó al Estado español y a Patrimonio Nacional los restos de Antonio para que sean enterrados en el panteón familiar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Kutxa Fundazioa
Didoe