20 de septiembre de 2020
Facebook
Twitter
Instagram
TODA LA INFORMACIÓN Y AGENDA DE DONOSTI
PORTADA / ENTREVISTAS / REPORTAJES / ESPECIALES / GALERÍAS DE FOTOS
INF. GENERAL . DEPORTES . CULTURA . TURISMO . GASTRONOMÍA . SUCESOS . EL TIEMPO . AGENDA
BLOGS: MODA / MÚSICA / CULTURA VASCA
Logo
## Agenda
VER TODOS LOS EVENTOS
TODAS LAS NOTICIAS
Deustuko Unibertsitateak ongietorria egin die 1. mailako 2.000 ikasle berriei
## DonostiTxikia
TODAS LAS NOTICIAS
Recordando a Ken Robinson
## Lo + visto
DE LA SEMANA
Confinados

Día 42. “No ha transcurrido como pensábamos, pero abril ha sido un buen mes”

María Ferrero en su casa de la Avenida Madrid. Foto: DonostiTik
26 Abr.20
Tiempo de lectura: 2 minutos
Archivado en:
Son 42 días encerrados, que se dice fácil. DonostiTik visita a una pareja en Amara Berri. Espacio, el justo. Pero buena energía les sobra

María Ferrero vive en la Avenida Madrid de Donostia con su novio Unai Zurutuza y pese a que tenían buenos planes para este mes de abril, como una boda en el sur de Alemania con amigos de la universidad, constata un tanto sorprendida: “Lo hemos pasado bien. Nos hemos reído, hemos cocinado recetas nuevas, hemos jugado a cartas…” Y es que este confinamiento es también una lección.  

¿Cuántos sois en la familia?
Unai y yo. 

¿Desde qué día estáis encerrados?
Desde que se decretó el confinamiento, el 15 de marzo.

¿Salís alguno a trabajar?
Yo teletrabajé durante una etapa y ahora sí voy a la oficina. Unai salía al principio a la oficina y ahora trabaja desde casa. 

¿Creéis que podéis ser positivo alguno?
Lo hemos pensado más de una vez, pero no porque hayamos tenido síntomas. Unai trabaja para una Ingeniería y antes del Estado de Alarma tuvo reuniones con gente de Madrid, de Vitoria y del resto de Europa. Así que podía haberse dado el caso.

En nuestro entorno no hay nadie contagiado. Tengo una amiga que es médico y sí ha sufrido el coronavirus de forma leve, pero hacía bastante que no nos veíamos.  

¿De qué espacio disponéis?
Vivimos en un apartamento de 50 metros cuadrados y sin balcón. Yo trabajo con un portátil, pero Unai se trajo su ordenador de mesa de la oficina. Así que en un mismo espacio cenamos, vemos la tele, hacemos deporte, trabajamos… nos da para todo.

¿Cómo habéis planteado la compra?
Un día a la semana compramos los frescos en Amara para nosotros y luego, como llevamos la compra a mis padres, que viven en Lasarte, Unai hace para ellos una compra en un supermercado. Nos dan la lista el día antes y les deja la compra en la puerta. 

¿Qué teméis más de este encierro?
Nosotros estamos tranquilos a nivel laboral. Pero en nuestro entorno tenemos amigos que lo van a tener difícil. Pequeños autónomos por ejemplo. O alguno que estaba a punto de comprarse una casa y se enfrentan a un ERTE. Económicamente va a ser un palo gordo.

Cuando terminamos los estudios nos tocó la crisis del ladrillo. Muchos compañeros se tuvieron que ir fuera y algunos habían logrado retornar. Y ahora esta nueva crisis. A ver cómo salimos. 

¿Qué es lo que peor lleváis?
No ver a nuestra familia y no conocer a nuestra sobrina que vive en Madrid y nació el 6 de enero. Y a este paso… 

¿Cómo transcurre el día a día?
Hasta la tarde de forma rutinaria. Nos levantamos a las 7, nos preparamos y nos ponemos en marcha. Unai se queda en casa a trabajar y yo salgo a la oficina. Lo que cambia son las tardes, claro, porque no podemos salir. Hacemos deporte (turnándonos, claro), cocinamos, aplaudimos, vemos series y leemos. A las 22.30 a la cama. 

¿Hay algo positivo en este confinamiento?
El 4 de abril se casaba una amiga en el sur de Alemania, nos íbamos  juntar con otros amigos de la universidad e íbamos a aprovechara para conocer la Selva Negra. Estábamos con muchas ganas pero ya a mediados de marzo se había suspendido la boda. A pesar de todo esto y de que nada ha transcurrido como pensábamos lo hemos pasado bien. Ha sido un buen mes. Nos hemos reído mucho, hemos hecho recetas diferentes, hemos jugado a cartas. Creo que hemos salido fortalecidos. Además nos tenemos el uno al otro. 

Escribir comentario