04 de agosto de 2020
Facebook
Twitter
Instagram
TODA LA INFORMACIÓN Y AGENDA DE DONOSTI
PORTADA / ENTREVISTAS / REPORTAJES / ESPECIALES / GALERÍAS DE FOTOS
INF. GENERAL . DEPORTES . CULTURA . TURISMO . GASTRONOMÍA . SUCESOS . EL TIEMPO . AGENDA
BLOGS: MODA / MÚSICA / CULTURA VASCA
Logo
## Agenda
VER TODOS LOS EVENTOS
TODAS LAS NOTICIAS
Deusto Cities Lab presenta los resultados de la iniciativa PREST sobre la pandemia
## DonostiTxikia
TODAS LAS NOTICIAS
Txiki Jazz: el Jazzaldi en familia
## Lo + visto
DE LA SEMANA
Historias postconfinamiento

El Covid-19 cierra los comedores sociales y obliga a redefinir su futuro

Imagen de archivo. Concentración de la Red Ciudadana de Acogida el 28 de mayo. Foto: Santiago Farizano
27 Jul.20
Tiempo de lectura: 2 minutos
"Un particular nos cedió en Egia un local para el almacenamiento y la distribución de la comida", explica Peio Aierbe, miembro de SOS Racismo

“Un particular nos ha cedido un local en Egia para poder seguir con el almacenamiento y la distribución de la comida“, explican desde SOS Racismo, organización que en su momento solicitó al Ayuntamiento un local para este fin sin éxito.  Actualmente ni Donostia ni Gipuzkoa cuentan con comedores sociales tras el cierre por el Covid-19 del único comedor que había y estaba gestionado por Caritas. DonostiTik habla con Peio Aierbe, miembro de SOS Racismo, para conocer la situación en la que se encuentran las personas sin recursos ante este problema. “Por parte del Ayuntamiento de Donostia no hay a día de hoy una interlocución con las entidades sociales, que nos encontramos ante una situación de incertidumbre“.

Según Aierbe se ha hablado de la apertura el año que viene de un nuevo comedor social en Donostia, pero considera que por parte del Ayuntamiento “hay un gran hermetismo” en este tema. “Hay posibilidad de que el Ayuntamiento arme algo. Una funcionaria se encargó de reunirse con diferentes entidades sociales para ver si se podían arbitrar fórmulas“.

También dice Aierbe que se han barajado otras posibilidades sociales como dar vales a las personas que los necesitan y que éstas puedan acudir a algún bar con menú del día. Pero está todo sin definir.

A día de hoy desde la Red Ciudadana de Acogida solicitan aportaciones por parte de la ciudadanía para poder continuar ofreciendo alimento a las 150 personas que semanalmente recurren a la entidad.

Sin embargo Aierbe cree que las cifras de necesitados son mucho mayores. “Si tenemos en cuenta a la gente a la que hoy en día se le proporciona alimentos desde entidades como Caritas, Red de Acogida, Haurralde… hablamos de cientos y cientos de personas”. Algunas de ellas tienen una ayuda para alquilar una habitación, pero no para comer.

Con el confinamiento la Red de Acogida tuvo dos fuentes de ingresos importantes: las aportaciones solidarias para continuar con el reparto de bolsas de comida y la ayuda de una convocatoria extraordinaria que realizó Kutxa Fundazioa, a través de Gipuzkoa Solidarioa, para abordar las necesidades generadas por el Covid-19. Pero las entidades que ayudan a las personas con necesidad, como SOS Racismo y la Red Ciudadana de Acogida, tienen claro que “debería haber una mayor implicación institucional“.

Escribir comentario