27 de noviembre de 2020
Facebook
Twitter
Instagram
TODA LA INFORMACIÓN Y AGENDA DE DONOSTI
PORTADA / ENTREVISTAS / REPORTAJES / ESPECIALES / GALERÍAS DE FOTOS
INF. GENERAL . DEPORTES . CULTURA . TURISMO . GASTRONOMÍA . SUCESOS . EL TIEMPO . AGENDA
BLOGS: MODA / MÚSICA / CULTURA VASCA
Logo
## Agenda
VER TODOS LOS EVENTOS
TODAS LAS NOTICIAS
Estudiantes de Deusto practican lo aprendido en un Juzgado de Primera Instancia
## DonostiTxikia
TODAS LAS NOTICIAS
Equitación y doma clásica

Homenaje a 82 gudaris gipuzkoanos enterrados en una fosa en Gernika

Foto: Diputación
17 Jun.17
Por: A. E. / Redacción
Tiempo de lectura: < 1 minuto
Archivado en:

Hoy se ha homenajeado en el cementerio de Gernica a 82 gudaris enterrados en una fosa, en su mayoría gipuzkoanos. Con ello la Diputación ha pretendido tras ocho décadas de olvido saldar el compromiso con estas personas. “Hoy incorporamos a la memoria colectiva las vivencias y recuerdos de estos 82 jóvenes y sus familias, la historia de quienes dieron su vida por la libertad y los valores democráticos”, ha afirmado el diputado general Markel Olano.
El acto ha reunido a 300 personas en el cementerio de Gernika-Lumo, entre las que se encontraban familiares de 50 gudaris, “principales protagonistas de día”.
En el transcurso del acto se han descubierto dos hitos conmemorativos: por un lado, un monolito ubicado a la entrada del cementerio, y por el otro una placa en el lugar en el que yacen enterrados los gudaris.
Estos gudaris fueron enterrados en los nichos que había comprado EAJ/PNV. Sin embargo, en 1947, el alcalde franquista ordenó desenterrarlos y que fuesen expulsados del cementerio, al mismo tiempo que ponía a la venta los nichos. El empleado del cementerio Julian Elorrieta, sin embargo, desobedeció la orden y los enterró en una fosa común dentro del cementerio municipal, salvaguardando la historia de los gudaris. Desde entonces han permanecido allí, en un terreno sin marcar. Algunas familias conocían la historia e incluso pusieron alguna que otra placa para recordar a sus seres queridos. Otros muchos, sin embargo, habían perdido el rastro de su padre, tío o abuelo durante las últimas ocho décadas.

Escribir comentario