26 de enero de 2021
Facebook
Twitter
Instagram
TODA LA INFORMACIÓN Y AGENDA DE DONOSTI
PORTADA / ENTREVISTAS / REPORTAJES / ESPECIALES / GALERÍAS DE FOTOS
INF. GENERAL . DEPORTES . CULTURA . TURISMO . GASTRONOMÍA . SUCESOS . EL TIEMPO . AGENDA
BLOGS: MODA / MÚSICA / CULTURA VASCA
Logo
## Agenda
VER TODOS LOS EVENTOS
TODAS LAS NOTICIAS
La respuesta del sector turístico a la crisis, eje central de la X Jornada San Francisco Javier
## DonostiTxikia
TODAS LAS NOTICIAS
Flysch, leyendo la historia de la tierra en Geoparkea
Patrimonio

La Guardia Civil recupera seis estelas funerarias robadas en Gipuzkoa y otras tres provincias

Foto: Guardia Civil
01 Abr.20
Por: A. E. / Redacción
Tiempo de lectura: 3 minutos
Archivado en:
Las piezas fueron depositadas temporalmente en el Museo de San Telmo en San Sebastián para su estudio y valoración

El Grupo de Apoyo a la Unidad Central Operativa de Medio Ambiente (UCOMA) en el País Vasco ha desarrollado desde octubre una investigación relacionada con la comercialización ilegal de bienes muebles pertenecientes al Patrimonio Arqueológico a la que se ha denominado Operación Hilarriak. Las protagonistas han sido seis estelas funerarias que habrían sido expoliadas en Gipuzkoa, Burgos, Soria y Guadalajara.

En mayo de 2016 se recibió denuncia por la sustracción de una réplica de una estela funeraria perteneciente al conjunto funerario de Argiñeta en Elorrio, considerada esta necrópolis como uno de los monumentos más importantes del País Vasco.

A raíz de ello se inició una investigación en su intento de localizar la réplica sustraída. Consecuencia de lo anterior se detectaron siete estelas discoideas, las cuales se encontraban a la venta en distintos portales de Internet, una tienda de antigüedades de Bilbao, así como una conocida casa de subastas de la misma localidad, no coincidiendo ninguna con la copia sustraída.

En la actualidad, al no existir ningún inventario unificado que recoja las numerosas estelas que componen el Patrimonio Arqueológico Español, no se pudo discernir cuál era la procedencia de estas sietes figuras, motivo por el cual, en los primeros estadios de la investigación, se solicitaron informes a distintos organismos oficiales relacionados con el patrimonio y la arqueología.

De los informes emitidos por los distintos organismos municipales, forales y gubernativos, se llegó a la conclusión de que dichas lápidas funerarias estaban consideradas bienes arqueológicos y por tanto sometidos a la Ley Patrimonial en su área arqueológica, siendo las mismas de dominio público.

Con la dirección de la Sección de Medio Ambiente de la Fiscalía Provincial de Bizkaia se realizaron diversas inspecciones en los lugares donde se ubicaban las estelas identificadas.

El resultado final fue la aprehensión y recuperación de las seis estelas funerarias de gran valor arqueológico y con ello, la atribución a tres vizcaínos, un gipuzkoano, un alavés, un cántabro y un madrileño de sendos delitos de receptación de bienes pertenecientes al Patrimonio Arqueológico Vasco.

Las citadas piezas fueron depositadas temporalmente en el Museo de San Telmo en San Sebastián para su estudio y valoración, así como adecuar su conservación, siendo el lugar idóneo, ya que dispone de una colección permanente de estelas funerarias de gran interés.

Origen de las piezas intervenidas

De los primeros informes de las autoridades competentes, entre ellas Departamento de Cultura y Política Lingüística de la Dirección de Patrimonio Cultural del Gobierno Vasco, así como de las declaraciones de las personas investigadas, se tuvo conocimiento de que las estelas funerarias podrían ser originarias de las provincias de Gipuzkoa, Burgos, Guadalajara y Soria.

En concreto, con lo que respecta a la provincia de Burgos, se ha podido localizar el origen de una de las estelas funerarias expoliadas en dicha provincia, en concreto, en el yacimiento arqueológico “El Pedregal” situado en la provincia de Burgos. Cronológicamente el yacimiento se podría datar en un periodo entre el 500 y el 100 a.C. y el periodo Romano Altoimperial de los siglos I y II.

El comercio de bienes culturales es una actividad económica que genera importantes beneficios, la voracidad del mercado, sobre todo extranjero, y la dificultad de mostrar títulos documentales que acrediten la propiedad y origen lícito de muchos bienes culturales, hacen que desaparezcan de España ingentes cantidades de ellos sin posible control por parte de las autoridades.

La destrucción y la expoliación del Patrimonio Cultural ha sido una constante a lo largo de la historia y desgraciadamente está a la orden del día, obedeciendo a actos vandálicos o a la obtención de lucro ilícito. Es por ello que resulta imprescindible la intervención del Derecho en estos ataques flagrantes a nuestra cultura y a nuestra historia.

La Guardia Civil trabaja tenazmente en la protección del Patrimonio Histórico Español, previniendo su expolio y evitando su destrucción. Esta lucha favorece la conservación de la herencia cultural de nuestros antecesores, y garantiza la continuidad de la contribución histórica a la civilización universal.

Escribir comentario