01 de diciembre de 2020
Facebook
Twitter
Instagram
TODA LA INFORMACIÓN Y AGENDA DE DONOSTI
PORTADA / ENTREVISTAS / REPORTAJES / ESPECIALES / GALERÍAS DE FOTOS
INF. GENERAL . DEPORTES . CULTURA . TURISMO . GASTRONOMÍA . SUCESOS . EL TIEMPO . AGENDA
BLOGS: MODA / MÚSICA / CULTURA VASCA
Logo
## Agenda
VER TODOS LOS EVENTOS
TODAS LAS NOTICIAS
201 dohaintza-emailek, erakunde eta emaile partikularren artean, milioi bat euroko ekarpena egin dute Deusto COVID-19 beken aparteko funtsean
## DonostiTxikia
TODAS LAS NOTICIAS
Lo que entiende un bebé cuando le hablas
Galería de fotos

La Plaza de la Trinidad, enclave de jazz y refugio de la lluvia

Público en la plaza de la Trinidad en 2019. Foto: Santiago Farizano
25 Jul.19
Por: A. E. / Redacción
Tiempo de lectura: 2 minutos
Archivado en:
La tormenta golpeó al Heineken Jazzaldia el jueves, pero apenas afectó a la programación y unos ponchos fueron suficientes para disfrutar con Donny McCaslin Quintet: Blow y Maria Schneider

Qué poco faltó para que la segunda jornada del Jazzaldi hiciera aguas. No fue así, aunque la tormenta que a las 20 horas, antes de lo previsto, irrumpió con fuerza, dejó en casa a muchos de los que hubieran acudido encantados a la playa. Una pena. Pese a todo la programación se mantuvo con la excepción de Heineken Terraza y Nauticool y la imagen de la noche, sin duda, fue el reparto de ponchos en la plaza Trinidad, donde el aforo se completó tal y como estaba previsto. Eso es amor a la música y a los músicos que se programan en la plaza.

Para muchos la Trinidad sigue siendo refugio esencial de un festival que ha crecido por los cuatro costados y en las direcciones más diversas. En la segunda noche de festival, la primera en este escenario, se presentaron desafiando a la lluvia Donny McCaslin Quintet: Blow y Maria Schneider. Y el ambiente se caldeó desde los primeros compases.

El saxo Donny McCaslin ya había actuado en el Jazzaldi en 2017 y muchos querían repetir porque lo recordaban apoteósico (con acierto, tal y como volvió a escucharse). Además la otra cara del programa, Maria Schneider, con la que además ya había colaborado McCaslin, se presentaba al frente de la Ensemble Denada y era motivo como mínimo de curiosidad.

Maria, compositora, directora de orquesta, ganadora de Grammys y colaboradora de grandes como Bowie, llegó a Donostia al frente de unos músicos noruegos de excepción. ¿A quién le importaban los ponchos?

La plaza de la Trinidad abrió como acostumbra: a lo grande. 

Junto al mar, en el Escenario Verde, le tocó a Zahara la difícil tarea de levantar el ánimo a quienes tímidamente iban acercándose al enclave musical como sorprendidos de que no se suspendiera el concierto con la que había caído.

Pero poco a poco se hizo grupo y se corearon las letras con ese milagro que sólo produce la música y que tan bien le vino a Dorian, después, que ya se encontró un escenario hecho y derecho y un público listo y entrenado para disfrutar. 

Programa completo, aquí.  

Escribir comentario