30 de septiembre de 2020
Facebook
Twitter
Instagram
TODA LA INFORMACIÓN Y AGENDA DE DONOSTI
PORTADA / ENTREVISTAS / REPORTAJES / ESPECIALES / GALERÍAS DE FOTOS
INF. GENERAL . DEPORTES . CULTURA . TURISMO . GASTRONOMÍA . SUCESOS . EL TIEMPO . AGENDA
BLOGS: MODA / MÚSICA / CULTURA VASCA
Logo
## Agenda
VER TODOS LOS EVENTOS
TODAS LAS NOTICIAS
José María Guibert: “Las tecnologías son un medio para la educación, no un fin”
## DonostiTxikia
TODAS LAS NOTICIAS
Protección infantil ante el Covid: Mascarillas
## Lo + visto
DE LA SEMANA
## Instagram

Los txuri urdin dan una alegría a la afición en el derbi con el Athletic

Oyarzabal tras el gol del minuto 16. Foto: Real Sociedad
02 Feb.19
Tiempo de lectura: 2 minutos
Archivado en:
Dos goles en el primer tiempo dieron a la Real Sociedad la confianza suficiente para afrontar un encuentro en que si bien no llevó a cabo un gran juego ganó con un 2-1 y es una inyección importante de moral

Incomodísimo estuvo el Athletic en el primer tiempo con unos txuri urdin que sin llevar a cabo un gran juego no dejaron opción y que antes de que el visitante se diera cuenta, en el minuto 16, ya habían marcado un gol desde las botas de Oyarzabal que terminó de desequilibrar a los vecinos. Hubo más en el primer tiempo: justo antes del descanso Willian José, con un verdadero golazo, marcó el segundo gracias a un balón muerto dentro del área que aprovechó con un pepinazo tremendo. Nada pudo hacer el guardameta. Así que los realistas se fueron al descanso eufóricos y con Anoeta entregada. 

Willian José tras el segundo gol. Foto: LaLiga

No cambió tanto el segundo tiempo aunque mejoró el Athletic después de un periodo tiempo muy flojo. La Real Sociedad siguió más cómoda que el rival pero empeoró su juego y descendió la posesión de balón. Un mal golpe tras un choque de Mikel Oyarzabal generó tensión pero no pasó a mayores y el jugador, muy importante durante todo el encuentro, pudo volver al terreno de juego. 

No hubo ocasiones claras para ninguno de los dos equipos hasta que el Athletic metió un gol que le ayudó a entrar en el partido: Raúl García en el minuto 82. Y subió la tensión en Anoeta. Se notaban los nervios en el campo y, cómo no, en la grada. Sin embargo… el marcador no volvió a moverse.

Más de 27.000 espectadores vieron el partido en el nuevo Anoeta. No era para menos. Con sintonía y buenas formas entre las aficiones y con un tiempo verdaderamente intempestivo la tarde de hoy será recordada por los txuri urdin. Una buena inyección de moral en un estadio, el propio, que había dado malos resultados hasta el momento. Y con Iñigo Martínez de visitante, además, un año después de su marcha. Tremenda pitada para Martínez, por cierto. De fondo sonaba el himno de siempre, que ha recuperado su ritmo. Y la afición lo acompañó. 

Escribir comentario