28 de octubre de 2020
Facebook
Twitter
Instagram
TODA LA INFORMACIÓN Y AGENDA DE DONOSTI
PORTADA / ENTREVISTAS / REPORTAJES / ESPECIALES / GALERÍAS DE FOTOS
INF. GENERAL . DEPORTES . CULTURA . TURISMO . GASTRONOMÍA . SUCESOS . EL TIEMPO . AGENDA
BLOGS: MODA / MÚSICA / CULTURA VASCA
Logo
## Agenda
VER TODOS LOS EVENTOS
TODAS LAS NOTICIAS
‘Yuwa India Trust’ y ‘Kemen’ reciben el Premio Deusto Valores en el Deporte 2020
## DonostiTxikia
TODAS LAS NOTICIAS
Equitación y doma clásica
## Lo + visto
DE LA SEMANA
Obras

Luz verde a la ampliación de la haurreskola Urbieta-Urdaneta

Entrada a la haurreskola de Amara Berri desde la calle Urdaneta. Foto: A.E.
26 Dic.19
Por: A. E. / Redacción
Tiempo de lectura: 2 minutos
Archivado en:
En los próximos meses comenzará la adecuación de los espacios liberados por los sindicatos

La Junta de Gobierno Local ha aprobado esta semana el proyecto de adecuación de espacios de la haurreskola en el edificio Urbieta de Amara Berri Ikastetxea, lo que permitirá la ampliación del mismo en dos aulas de 1 a 2 años con sus correspondientes zonas de sueño y zonas compartidas de baño y de preparación de comidas. 

El proyecto define la adecuación de varios espacios interiores de parte del edificio con una superficie de 141m2 para aulas de 1 a 2 años, además de la demolición de 80 m2 de la edificación situada en el patio para ampliar la superficie libre del mismo. Este proyecto tiene un presupuesto de 349.239 euros.

Una vez liberadas a mediados de año las oficinas que los sindicatos ELA, LAB, CC. OO. y UGT ocupaban en el edificio Amara Berri de la calle Urbieta, llega el momento de responder a esta vieja reivindicación de la haurreskola. 

Fin del conflicto

El conflicto ahora resuelto partía de lejos, ocho años atrás, cuando el Ayuntamiento y el Departamento de Educación del Gobierno vasco firmaron el acuerdo de colaboración con la haurreskola y el colegio Amara Berri.

En el proyecto inicial estaba previsto que la haurreskola utilizara el espacio que ocupaban los sindicatos (esquina Urbieta-Urdaneta), pero estos no dejaron los locales, por lo que se tuvo que modificar el proyecto de la haurreskola. La haurreskola tuvo que construir dos aulas en el patio y ello trajo consigo la reducción del espacio de juegos en el patio.

A partir de ahí se dieron varias ofertas de posibles ubicaciones a los sindicatos que las rechazaron sucesivamente hasta que hace unos meses se incrementó la movilización del colegio y las familias.

Las protestas también tuvieron eco el pasado junio en un pleno del Ayuntamiento donostiarra en que se acordó pedir al Departamento de Educación y a la representación sindical que adoptaran las medidas necesarias antes de que diera inicio este curso.

Finalmente los sindicatos abandonaron las oficinas a mediados de año.

Escribir comentario