27 de noviembre de 2020
Facebook
Twitter
Instagram
TODA LA INFORMACIÓN Y AGENDA DE DONOSTI
PORTADA / ENTREVISTAS / REPORTAJES / ESPECIALES / GALERÍAS DE FOTOS
INF. GENERAL . DEPORTES . CULTURA . TURISMO . GASTRONOMÍA . SUCESOS . EL TIEMPO . AGENDA
BLOGS: MODA / MÚSICA / CULTURA VASCA
Logo
## Agenda
VER TODOS LOS EVENTOS
TODAS LAS NOTICIAS
Estudiantes de Deusto practican lo aprendido en un Juzgado de Primera Instancia
## DonostiTxikia
TODAS LAS NOTICIAS
Equitación y doma clásica
Blogs: Por los senderos de Basajaun

Nacedero de Iturrutxaran. Morada de las ninfas

Zirauntza
Cascada en el río Zirauntza
25 Oct.20
Por: Aitor Ventureira
Tiempo de lectura: < 1 minuto
Archivado en:
Hoy nos vamos a un bellísimo rinconcito de nuestras montañas, un rinconcito escondido en un maravilloso hayedo que atesora viejos cultos perdidos en el tiempo, vieja mitología, el nacedero del río Zirauntza

La mullida hojarasca acariciaba sus pies, podía sentir la vitalizante humedad otoñal, traspasando su calzado de cuero curtido. En el silencio del bosque, tan sólo se escuchaba el sonido de sus pasos y el canto de algún pajarillo despistado. Era una sensación que le apasionaba, caminar en solitario por el bosque, justo en ese momento en que el otoño tiñe los árboles de mil tonos ocres, naranjas, amarillos y rojos. En ese bosque, en su bosque, al cobijo de hayas centenarias, del susurro misterioso del río y el viento en los árboles. A medida que ascendía por el difuso sendero, se hacía más perceptible el rumor del río. Un magnetismo inexplicable, le llevaba a sucumbir a sus encantos, a buscar su cauce entre la frondosidad de la floresta. Sabía, que tras las lluvias de la semana, el río le regalaría toda su fuerza, su energía telúrica, le ofrecería su coraje, en definitiva, el caminante solitario sabía que aquel río le regalaría vida. Ir al blog

Escribir comentario