27 de octubre de 2020
Facebook
Twitter
Instagram
TODA LA INFORMACIÓN Y AGENDA DE DONOSTI
PORTADA / ENTREVISTAS / REPORTAJES / ESPECIALES / GALERÍAS DE FOTOS
INF. GENERAL . DEPORTES . CULTURA . TURISMO . GASTRONOMÍA . SUCESOS . EL TIEMPO . AGENDA
BLOGS: MODA / MÚSICA / CULTURA VASCA
Logo
## Agenda
VER TODOS LOS EVENTOS
TODAS LAS NOTICIAS
‘Yuwa India Trust’ y ‘Kemen’ reciben el Premio Deusto Valores en el Deporte 2020
## DonostiTxikia
TODAS LAS NOTICIAS
Octubre rojo dislexia
## Lo + visto
DE LA SEMANA
Consumo

Viagogo: Pagar el doble por la entrada y entrar de milagro en el Navarra Arena

Navarra Arena el viernes. Foto: E.C.U
04 Oct.20
Por: A. E. / Redacción
Tiempo de lectura: 2 minutos
Archivado en:
La reventa de entradas on line provoca denuncias diarias. Hoy narra la estafa sufrida una donostiarra que acudió el viernes al concierto de Ara Malikian en Pamplona

Duele pagar 184 euros por dos entradas para un concierto y descubrir después que el precio real de ambas entradas era de 98 euros. Lo saben la donostiarra Edurne Chocarro Ubiria y la navarra Ainara Sáez Baztán, a las que casi se les atraganta el concierto de Ara Malikian este pasado viernes en Pamplona. Y lo saben de sobra en el Navarra Arena, donde aprovechan para advertir de nuevo contra la página web Viagogo.com, estupendísimamente posicionada en los buscadores de internet cuando de comprar entradas se trata.

Lo más paradójico de todo es que esta web de reventa de entradas, que aclara a posteriori a sus  clientes que es “una plataforma que conecta gente que quiere comprar y vender entradas para eventos en vivo” y que presume de que el precio “siempre está claramente estipulado antes de completar la compra”, con frecuencia deja a sus compradores sin el concierto por el que han pagado mucho más de lo que marcan las entradas.

“En ocasiones Viagogo vende las entradas duplicadas según nos dijeron en el Navarra Arena, donde contaban que han dejado en la calle a gente llorando por el disgusto de no tener sitio pese a haberlo pagado”, explicó a DonostiTik Chocarro, que si este viernes vio a Malikian fue gracias a los responsables del concierto, que dejaron a las chicas sentarse en dos lugares que estaban sin ocupar.

También les explicaron que no había sido las únicas en adquirir sus entradas para ver a Malikian a través de Viagogo.

En su momento ya hubo una petición de firmas en Change.Org contra esta plataforma sin sede en España, hecho que dificulta su investigación aunque incluso el Ministerio de Interior llegó a seguirle la pista en 2018 por la reventa de unas entradas de U2.

Según el diario El País se llegaron a vender entradas de 70 euros a 900. Entradas que se habían acabado en escasos minutos y después salieron a la venta con el precio hinchado.

La forma de actuación de Viagogo es, además, global, lo que hace pensar en que son miles los afectados en todo el mundo. En marzo de este año el Tribunal de Apelación de París condenó a Viagogo a pagar 80.000 euros a la Federación Francesa de Tenis (FFT) por haber vendido entradas para el Roland Garros. Y no es la única sentencia contra la empresa en Francia, donde la legislación es clara en lo que a reventa de entradas se refiere.

No lo es tanto en España. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recordó en febrero que la legislación es “antigua” y no contempla expresamente la prohibición de esta práctica por internet.

“Una práctica habitual”, denunció entonces la OCU, “consiste en comprar palabras clave en los motores de búsqueda por parte de aquellos que se dedican a la reventa para aparecer más alto en los resultados y aumentar las posibilidades de venta. De esta forma el consumidor paga más dinero y en ocasiones no recibe la entrada por la que ha pagado o se le niega la entrada al recinto del espectáculo en cuestión”.

Según la organización, “la historia se repite continuamente: los consumidores buscan en internet una entrada para un concierto, hacen clic en uno de los primeros sitios que ofrece el buscador y acaban por pagar la entrada “mucho más” cara que el precio oficial”.

Además la OCU advertía de que “resulta inaceptable la desprotección del consumidor”, ya que si resulta perjudicado es muy difícil reclamar y en ocasiones resulta “imposible”.

Escribir comentario