Inicio » Artículos » Destacado » Chillida Leku explora en una exposición el fenómeno de la gravedad en la obra de Chillida

Agenda

Chillida Leku explora en una exposición el fenómeno de la gravedad en la obra de Chillida

Gravedad Zero reúne una treintena de obras con diversos formatos fruto del intenso trabajo del escultor en este tema

Vista de la exposición. Foto: Karmele Ugalde

Chillida Leku alberga ya Gravedad Zero, una selección de obras con las que Eduardo Chillida exploró el fenómeno de la gravedad. Si bien es cierto que esta idea de levitación se relaciona con sus emblemáticas Gravitaciones realizadas en los años 80, el escultor comenzó a trabajar en torno a este concepto mucho antes.

«Esta batalla contra la gravedad o, anti gravitatoria, empieza a intuirse a finales de los años 50 cuando comienza a suspender esculturas del techo y más tarde, en la serie Yunque de sueños o Peine del viento de finales de los de los años 60, cuya parte alta consiste en una estructura ramificada al viento», afirmó Estela Solana, responsable de exposiciones de Chillida Leku.

Chillida se tomó la libertad de acuñar términos físicos para describir conceptos espirituales, místicos o poéticos. Habla de la velocidad de la materia y del espíritu, de la densidad del tiempo, del peso para combatir la gravedad, del límite que define y separa, de la luz como elemento creador o de arquitecturas que conectan con el cosmos. Así, a finales de los años sesenta Chillida comenzó una investigación tan personal como original en cuestión de peso y gravedad. Dicho de otro modo, comienza su batalla contra Newton desafiando —en el plano de lo artístico— a la gravedad.

No obstante, hasta mediados de los años 70 Chillida no fue consciente de la necesidad personal y artística que suponía para él esta lucha contra la gravedad. «Como consecuencia de ello escogió por primera vez el hormigón para realizar Lugar de encuentros III, una gran escultura pública suspendida para el Museo de Escultura al Aire Libre de La Castellana», recordó Solana.

El estudio de esta pieza será, precisamente, el arranque de una exposición que se despliega en la Sala 5 del Caserío Zabalaga y reúne también una selección de Gravitaciones.

Con el objetivo de vincular la física con la obra de Chillida, el museo edita un coleccionable con textos de Eduardo Chillida sobre la gravedad y de Barry Barish, Premio Nobel de Física y Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica en 2017 por su contribución a la detección de las ondas gravitacionales con el observatorio LIGO, en el que explica qué son y cómo se detectan las ondas gravitacionales.

«Este hecho de estar preocupado por la gravedad es lo que me hace preocuparme de la materia. No es que yo me preocupe de la materia porque me guste el hierro, el hormigón o la piedra, no. Es que todas las obras tienen que estar encarnadas en algo, porque sino, no son nada, y eso presupone un mayor o menor condicionamiento con relación a esa fuerza, que es la gravedad. Yo me tomo cada vez más en serio este aspecto y mis últimas obras se llaman precisamente Gravitaciones», escribió Eduardo Chillida en Escritos (La Fábrica, 2005).

Como es habitual, la exposición viene acompañada de un programa de actividades paralelas. Para la ocasión se han organizado varias visitas guiadas a la muestra, una mesa redonda sobre ciencia y arte en colaboración con Donostia Physics Center y una serie de talleres para familias como el impartido por Virginia García Pena, directora del Área de Astronomía de Aranzadi.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Kutxa Fundazioa
Didoe