27 de septiembre de 2020
Facebook
Twitter
Instagram
TODA LA INFORMACIÓN Y AGENDA DE DONOSTI
PORTADA / ENTREVISTAS / REPORTAJES / ESPECIALES / GALERÍAS DE FOTOS
INF. GENERAL . DEPORTES . CULTURA . TURISMO . GASTRONOMÍA . SUCESOS . EL TIEMPO . AGENDA
BLOGS: MODA / MÚSICA / CULTURA VASCA
Logo
## Agenda
VER TODOS LOS EVENTOS
TODAS LAS NOTICIAS
José María Guibert: “Las tecnologías son un medio para la educación, no un fin”
## DonostiTxikia
TODAS LAS NOTICIAS
Recordando a Ken Robinson
## Lo + visto
DE LA SEMANA

El Consejo Asesor se posiciona en contra de la instalación de otra gran superficie en Errekalde

Foto: Eguzki
21 Nov.18
Tiempo de lectura: < 1 minuto
Archivado en:
Este órgano consultivo alegó falta de interés general y afección irreversible al bosque de Teresategi, al pronunciarse ayer sobre el Plan de Compatibilización necesario para el proyecto

El Consejo Asesor de Planeamiento de Donostia, órgano consultivo creado para articular la participación social en la planificación urbanística de la ciudad, se reunió ayer para tratar el tema de la instalación de una nueva gran superficie comercial (un Leroy Merlin) en el polígono de Errekalde. Concretamente, el Consejo estudió el necesario Plan de Compatibilización que ha presentado el Ayuntamiento de Lasarte-Oria, impulsor del proyecto, debido a que este afecta tanto a sus límites como a los de la capital donostiarra. Y el Consejo se posicionó en contra del Plan, pues no aprecia “interés general que legitime” dicha idea, según ha difundido la asociación naturalista Haritzalde.

El ámbito propuesto, recuerda Haritzalde, es la ladera del monte Teresategi, que “alberga un bosque que se conserva en estado natural”, y si saliera adelante el proyecto sería un atentado “irreversible” sobre fauna, flora, biodiversidad y paisaje. Además, el Consejo insistió en que la actuación “no se sustenta en una demanda de la masa poblacional ni el interés general”, sino en responder a una mera “demanda privada”, y provocaría -también en el municipio donostiarra- impacto en el tráfico, el ruido e incluso el comercio local y de proximidad.

La calificación de esa zona como industrial “es un ejemplo más de aquellas reclasificaciones a suelo urbanizable que se otorgaron en base a erróneas previsiones del pasado”, y que los ayuntamientos, “pudiendo ahora revertir y mantener en su estado original –tal y como recogen las Directrices de Ordenación de Territorio-, pretenden artificializar, redefiniendo el suelo industrial a comercial para atender a una demanda privada”.

Escribir comentario