El temporal se deja notar pero sin graves destrozos

Foto: Santiago Farizano

La alerta naranja por impacto de olas decretada para el día de ayer por la Dirección de Atención de Emergencias y Meteorología del Gobierno Vasco ha finalizado esta mañana sin que se hayan producido destrozos de consideración. Técnicos de los departamentos de Protección Civil y Mantenimiento y Servicios han inspeccionado a primera hora de la mañana junto a Bomberos y Guardia Municipal el Paseo Nuevo, que ha resultado ser la zona más afectada por las olas.
El director del Servicio de Prevención y Extinción de Incendios del Ayuntamiento, Imanol Andonegui, ha explicado que “los daños principales son de mobiliario urbano. En el Paseo Nuevo las olas han arrancado papeleras y media docena de bancos, además de las afecciones sufridas ayer por una docena de vehículos que permanecían estacionados”.
Del mismo modo Andonegui ha señalado que “además de estos pequeños destrozos hay otras zonas de la ciudad afectadas por arena y ramas que ha traído el mar como son Ondarreta y partes de la Concha”. De todos modos según Andonegi “los daños provocados por el temporal han sido menores que en otras ocasiones”.
Los servicios de limpieza y mantenimiento del Ayuntamiento han comenzado a trabajar en el Paseo Nuevo a primera hora de la mañana. Según ha explicado Imanol Andonegui, “después de limpiar y retirar los elementos que representen peligro tanto para peatones como para vehículos que circulan por el paseo, y una vez comprobemos que todas las tapas de las alcantarillas que han arrastrado las olas han sido repuestas, procederemos a la apertura del Paseo Nuevo”.
Dicha apertura está previsto se produzca a las 13 horas, de tal forma que la ciudad recupere la normalidad completamente.