Inicio » Artículos » Portada » Homenaje al gudari Mikel Alberdi, cuyos restos descansan ya en el cementerio de Tolosa

Memoria

Homenaje al gudari Mikel Alberdi, cuyos restos descansan ya en el cementerio de Tolosa

Los descendientes, residentes en Cataluña, no conocían el paradero de su abuelo, que fue asesinado con 29 años en el primer mes de la Guerra Civil

La consejera Beatriz Artolazabal y el viceconsejero José Antonio Rodríguez Ranz han entregado a la familia los restos del gudari Mikel Alberdi. Foto: Gobierno vasco

(EFE). Durante el primer mes de la Guerra Civil murieron 161 gudaris y milicianos, 141 en Gipuzkoa. Uno de ellos fue Mikel Alberdi, cuyos restos recibió este domingo su familia en el cementerio de Tolosa de manos del Gobierno Vasco, que incide en que mantiene su compromiso de recuperar los de aquellos que aún no se han localizado.

La consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, y el viceconsejero de Derechos Humanos, Memoria y Cooperación, José Antonio Rodríguez Ranz, entregaron a sus allegados los restos de Alberdi, nacido en 1907 en Madrid y vecino de Tolosa, donde ejercía de telegrafista, y que estaba casado con María Esnaola Errazkin, con la que tenía un niño de pocos meses.

Era miembro del movimiento político Jagi-Jagi y dirigente de Gipuzko Mendigoizale Batza, y fue asesinado el 16 de agosto de 1936 en Albiztur.

Desde entonces, sus restos reposaban en el cementerio de Zarautz, si bien su familia, residente en Cataluña, no tenía constancia de ello. Ahora han quedado depositados en el camposanto de Tolosa, en el panteón que el Ayuntamiento de la localidad reserva para sus hijos predilectos.

Durante el acto de este domingo, organizado por el Instituto de la Memoria, la Convivencia y los Derechos Humanos-Gogora y el consistorio tolosarra, Artolazabal ha reiterado el «compromiso» del Gobierno Vasco «con una construcción de la memoria histórica y democrática basada en el derecho a la verdad».

«Derecho a la verdad que deje sentado que la Dictadura no fue un paréntesis histórico, sino un negro y largo túnel que duró 40 años. Cuarenta años de represión, negación de las libertades y vulneración de los derechos más básicos», ha destacado.

Ha remarcado que «el derecho a la verdad no se sustenta en el odio o el deseo de venganza» y que, en su «empeño» por localizar y exhumar a todos los gudaris y milicianos muertos en la guerra, al Gobierno Vasco le mueve el hecho de querer «cimentar» el futuro y el modelo de convivencia «en la memoria, el ejemplo y la dignidad de gudaris y milicianos, en su lucha en la defensa de su país, de la libertad y de la democracia».

En el acto han intervenido también la alcaldesa de la localidad, Olatz Peon, y Nuria Alberdi, una de las nietas de Mikel Alberdi, que ha agradecido en nombre de la familia el que se hayan recuperado los restos de su abuelo, lo que les permite asimismo «recuperar su memoria y su historia personal».

La antropóloga de la Sociedad de Ciencias Aranzadi Lourdes Herrasti ha explicado los detalles sobre la investigación e identificación de Mikel Alberdi, que se ha llevado a cabo dentro del programa de «Búsqueda de desaparecidos de la Guerra Civil» del Gobierno Vasco.

El proceso ha quedado recogido en un vídeo que se ha proyectado esta mañana, en el que explica que Alberdi fue uno de los firmantes del documento en el que se acordó la fundación de las milicias vascas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Kutxa Fundazioa
Didoe