25 de septiembre de 2020
Facebook
Twitter
Instagram
TODA LA INFORMACIÓN Y AGENDA DE DONOSTI
PORTADA / ENTREVISTAS / REPORTAJES / ESPECIALES / GALERÍAS DE FOTOS
INF. GENERAL . DEPORTES . CULTURA . TURISMO . GASTRONOMÍA . SUCESOS . EL TIEMPO . AGENDA
BLOGS: MODA / MÚSICA / CULTURA VASCA
Logo
## Agenda
VER TODOS LOS EVENTOS
TODAS LAS NOTICIAS
José María Guibert: “Las tecnologías son un medio para la educación, no un fin”
## DonostiTxikia
TODAS LAS NOTICIAS
Recordando a Ken Robinson
## Lo + visto
DE LA SEMANA
Donostiatxikia

Reflexología podal para bebés con Silvia Taboada

06 Ago.20
Tiempo de lectura: 5 minutos
Archivado en:
Con esta técnica terapéutica podemos obtener múltiples beneficios sobre nuestra salud en general

Por Lourdes Zardoya (incitandoacrecer.com)

Tuvimos la oportunidad de ver a Silvia en acción cuando hizo uno de sus cursos para bebés en la Donostia Baby Party II que organizó Incitando a Crecer en diciembre 2019. Gracias a ella pudimos aprender cómo se aplica esta técnica desde el primer día de nacimiento. A los bebés, en concreto, les estimula la producción de la hormona de crecimiento, la circulación linfática, el Sistema Nervioso Central y la producción de endorfinas. Además, reduce los niveles de cortisol y alivia procesos de cólicos, diarreas, estreñimiento y catarrales.

¿Qué es la reflexología podal?

Es una forma de tratamiento manual, empleado desde la antigüedad como método terapéutico. Está basada en la estimulación de puntos sobre los pies, denominados zonas de reflejo y es un gran complemento, dado su resultado positivo a la hora de estimular y equilibrar el organismo, tanto físico como mental, simplemente aplicando una presión o estimulación de la zona específica del pie.

Para mí es una herramienta básica para ayudar a resolver y aliviar muchas incomodidades del bebe o niño, pero sobre todo, da la clave a los padres para comunicarse con ellos.

¿Cómo llegó la reflexología a tu vida? ¿Y por qué te interesa especialmente el área de los pies?

Esta técnica llegó personalmente a mí, cuando cierto día recibí un masaje. Continué con varias sesiones porque fui consciente del bienestar que iba notando mi cuerpo. Empecé a partir de ese momento a informarme más y lo siguiente fue encontrar cursos para aprender bien la técnica y poder aplicarla yo. Concretamente durante los talleres que fui realizando al principio, tenía un propósito sobre mi salud y me volqué en mi glándula tiroidea, ya que la tenía algo desequilibrada. Ese era mi objetivo tanto en las sesiones recibidas como en mis ratos libres, cuando practicaba lo que iba aprendiendo conmigo misma. El hecho es que, al año más o menos, me realicé las pruebas analíticas y el resultado fue que estaba equilibrada dentro de los parámetros habituales. Yo misma estaba sorprendida y a la vez contentísima de haber logrado con una técnica tan sencilla regular mi tiroides.

A partir de ahí me animé a asistir a diferentes escuelas para ir cogiendo cada vez más conocimiento. Aunque me apuntaba a cursos siempre de reflexología, cada uno de ellos me iba aportando diferentes maneras de realizarlo y lo siguiente fue ponerlo en marcha para ofrecer ésta técnica a otras personas.

¿Qué puede ofrecernos esta terapia? ¿En qué casos en especialmente beneficiosa?

Con esta técnica terapéutica podemos obtener múltiples beneficios sobre nuestra salud en general. Personalmente, lo que más me agrada al aplicarla es conseguir el efecto relajante, ayudando a eliminar el estrés y facilitando así la relajación tanto física como mental. Hay muchas maneras de que una persona reciba un masaje; en mi caso ,mi prioridad es trabajar el sistema nervioso y luego, a partir de ahí, aportar en el resto de patologías que la persona manifieste, como estimular la circulación sanguínea y linfática, sistema inmunitario, el funcionamiento regular tanto de los órganos del cuerpo y el equilibrio de los niveles de energía, elevar el nivel de vitalidad y el humor, aliviar dolencias…

 

 

¿Cuántos años llevas trabajando con niños y cuantas madres/padres han pasado por tus manos?

Mi trayectoria como reflexóloga la inicié hace ya 4 años. En mi primer año, los tratamientos fueron para adultos y ancianos pero ya en mi segundo año lo amplié a que recibieran esta terapia recién nacidos y niños.

En mis sesiones siempre aconsejo que tanto la madre o el padre estén presentes todo el rato, acompañándoles, e incluso según sea el motivo de la consulta, recomiendo a los adultos a ser tratados con alguna sesión también, mientras dura el tratamiento del pequeño.

 

¿Cuánto tiempo lleva tener un conocimiento práctico para los padres/madres?

Pues en este campo, no me arriesgo a predecir un tiempo exacto, pues depende mucho de la actitud del bebé. Si todo va como debe, con 3 días es suficiente, ya que la técnica en los bebes es mucho más reducida que en un adulto, debido al pequeño tamaño del pie.

También recalcar que la práctica con el bebé debe de ser reducida en cada sesión, ya que mantener a un bebé durante mucho tiempo en un mismo estado no les agrada mucho. Si con un adulto puedo trabajar durante una hora o más, con un bebé la sesión suele durar media hora aproximadamente, siempre que el bebé esté a gusto y conforme.

Siempre digo que es clave el estado en el que se encuentre el bebé durante la sesión. Si el bebé se encuentra alterado o rabioso o incomodo a la hora del tratamiento, se debe respetar y en caso necesario, incluso parar la sesión.

¿Qué diferencias hay entre la reflexología podal aplicada a adultos y la que se aplica a los bebes?

Según mí experiencia, la principal diferencia que noto es que el tiempo de recuperación es diferente entre ambas edades. Los adultos tenemos más problemas por la trayectoria y el estilo de vida que cada uno de nosotros vivimos en esta sociedad. Muchas veces inconscientemente, hemos creado en nosotros mismos un ritmo de estrés diario, unas creencias, unos juicios por los que tenemos la mente saturada de problemas, inquietudes, etc…, lo que hace que el tiempo de recuperación sea más largo. Los bebés tienen la mente pura y limpia y por ello su recuperación es más rápida.

¿Cuándo recomiendas comenzar con esta técnica? ¿En qué casos es especialmente interesante?

Yo recomiendo a madres/padres comenzar a partir de los 4-5 días de vida, ya que esta técnica está muy relacionada con el vínculo afectivo y por tanto contribuye a que padres y bebé se conozcan. Así, aunque no se manifieste ningún malestar en el bebé, el masaje aporta estos beneficios:

*Interacción – se refuerza y se trabaja el vinculo y apego mediante el cariño, el tacto, el olor, etc.

*Estimulación – el masaje ayuda en el desarrollo y el crecimiento, incidiendo en el equilibrio de cuerpo y mente.

*Relajación – puede ayudar mejorando patrones del sueño.

*Alivio en caso de molestias de cólicos, mucosidades, exceso de estímulos, etc…

¿Existe alguna contra indicación?

En el caso concreto de los bebés no hay contra indicaciones, siempre y cuando el bebé no presente contraindicaciones médicas.

Los principales problemas que quitan el sueño a los padres de bebés son los cólicos, dolores dentales, alergias alimenticias, irritaciones cutáneas… ¿tienen solución con esta técnica?

Mediante los masajes que reciben los bebes o niños pequeños, se les estimula todo su organismo, contribuyendo a regular los procesos de curación a veces más y a veces menos, pero recordemos que es una terapia alternativa, un complemento, no es un tratamiento médico.

En el caso de alergias alimenticias e irritaciones cutáneas es especialmente claro: normalmente los bebés responden peor y la terapia es insuficiente por si sola, pues son campos muy complejos que se deben evaluar y tratar con especialistas.

¿Podrías contarnos algún caso reciente?

Un caso de hace unos días, me acercaron un bebé de 1 año y pocos meses, el cual manifestaba fiebre. En este caso suelo recomendar varias sesiones en los siguientes días, para ayudarle a que ese proceso termine cuanto antes. Lo que consigo es ayudar al bebe a acelerar el proceso para que se recupere cuanto antes.

Si estás interesado en saber más, puedes contactar por teléfono con Silvia Taboada: 656 70 95 78

Escribir comentario