23 de septiembre de 2020
Facebook
Twitter
Instagram
TODA LA INFORMACIÓN Y AGENDA DE DONOSTI
PORTADA / ENTREVISTAS / REPORTAJES / ESPECIALES / GALERÍAS DE FOTOS
INF. GENERAL . DEPORTES . CULTURA . TURISMO . GASTRONOMÍA . SUCESOS . EL TIEMPO . AGENDA
BLOGS: MODA / MÚSICA / CULTURA VASCA
Logo
## Agenda
VER TODOS LOS EVENTOS
TODAS LAS NOTICIAS
Deustuko Unibertsitateak ongietorria egin die 1. mailako 2.000 ikasle berriei
## DonostiTxikia
TODAS LAS NOTICIAS
Recordando a Ken Robinson
## Lo + visto
DE LA SEMANA

Kathrine Switzer, atleta y tótem de la igualdad, reivindica en Donostia las capacidades “únicas” de la mujer

Kathrine Switzer, con su mítico dorsal 261, escucha los bertsos que le está dedicando Maialen Lujanbio. Foto: DeustoForum Gipuzkoa
13 Nov.18
Tiempo de lectura: 3 minutos
Archivado en:
La primera fémina de la historia que que corrió una maratón con dorsal tuvo que apuntarse haciéndose pasar por hombre. Cinco décadas después, su gesta le ha valido el I Premio Deusto a los Valores en el Deporte

Lleva unos días entre nosotros, y sigue conquistando con su ejemplo. Kathrine Switzer, ex maratoniana de élite y referente de la lucha por la igualdad de la mujer, ha protagonizado una emotiva conferencia en el Loiola Centrum del campus donostiarra de la Universidad de Deusto. La primera fémina que corrió y terminó una maratón con dorsal (tuvo que inscribirse ocultando que era una chica) ha sido galardonada con la primera edición del Premio Deusto a los Valores en el Deporte. Ha sido en el marco del ciclo Pioneras – Emakumeak leman de DeustoForum Gipuzkoa.

Kathrine ha recordado que se apuntó en la maratón de Boston del año 1967 con las siglas de KV Switzer, para que nadie supiera que no era un varón. Ni siquiera su entrenador creía que una mujer tuviera capacidad para recorrer los míticos 42,195 kilómetros. Pero Switzer destaca: “Hoy sabemos que las mujeres tenemos más flexibilidad, más aguante y más resistencia que los hombres, aunque no tengamos tanta velocidad”. Es más, a su juicio “las mujeres tenemos capacidades únicas que aún no hemos descubierto”, no solo deportivas sino “en los diferentes ámbitos de la vida”.

Pese a la prohibición, la estadounidense -nacida circunstancialmente en Alemania- corrió y terminó aquella prueba en 4 horas y 20 minutos, y aquella gesta la convirtió en todo un referente para el deporte femenino. También ganó la maratón de New York en 1974, y quedó segunda en la misma prueba de Boston en 1975, cuando logró su mejor marca con un tiempo de 2 horas, 51 minutos y 37 segundos.

Tras aquel incidente y su carrera deportiva, Kathrine quiso crear oportunidades para el resto de mujeres. Entre otras iniciativas, en 1978 puso todas sus energías en la creación del Avon Run, un circuito internacional sólo para féminas que llegó a 27 países, con más de un millón de participantes. Esa enorme participación y las grandes marcas conseguidas convencieron a gran parte del COI para incluir la maratón femenina en los Juegos Olímpicos de Los Ángeles 1984. En 2015, creó 261 Fearless, una organización global sin ánimo de lucro donde el correr se convierte en un vehículo para empoderar y unir a las mujeres.

Crónica de una muralla derruida

Como ha narrado la propia Switzer hoy en la Bella Easo, empezó en el atletismo a los 12 años: “Cada día que corría obtenía una victoria, fue así como me hice fuerte también en el instituto, me sentía bien y con mucha confianza”. Más tarde, en la Universidad de Siracusa, estuvo estudiando periodismo porque quería “contar los logros de las mujeres”. Allí se apuntó al equipo masculino, porque no había deportes para chicas, y conoció a Arnie Briggs, maratoniano experto que sería su preparador.

Con Briggs, “cada noche corríamos varias millas por los alrededores de la Universidad, algunas veces envueltos en tormentas de nieve. Mientras lo hacíamos, Arnie nos contaba historias de la Maratón de Boston”, en la que él había participado a menudo. “Me encantaba oír sus historias, pero a mediados de diciembre de 1966, mientras corríamos, tuve una terrible discusión con él”, que seguía pensando que no era kilometraje para una mujer. “Esa noche me solté y le dije: ¡Dejemos de hablar de la maratón de Boston y hagámosla!”.

La pionera ha narrado la famosa e inmortalizada escena de la maratón bostoniana donde uno de los directores de carrera, le empujó y quiso arrancarle el dorsal simplemente por el hecho de ser mujer, y cómo su novio, Tom Miller, la defendió de aquel incidente: “Estaba muy enfadada y pensé en dejarlo, quería ir a casa y estar con mi madre, pero no podía abandonar aquella carrera, tenía que demostrar que las mujeres también pueden correr una maratón”.

Momento en que intentan expulsar a la pionera Katherine Switzer de la maratón de Boston.

Agasajos

En la parte final del acto de hoy, la bertsolari Maialen Lujanbio le ha dedicado a la mítica atleta unos emotivos bertsos, que han sido parte de una gran puesta en escena. Uno de los invitados ha sido el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, quien ha subrayado que Switzer “es un símbolo que nos da luz y debe servir como ejemplo en nuestro día a día para que podamos cambiar las cosas”.

El músico y escritor Jabier Muguruza, quien dedicó hace unos años una canción a la atleta, ha cantado la canción Kathrine Switzer, y seguidamente se ha dado paso al coloquio guiado por Alazne Mujika, profesora de la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad de Deusto. Mujika ha hecho un repaso histórico de la participación de la mujer en la prueba de la maratón.

Escribir comentario