03 de diciembre de 2020
Facebook
Twitter
Instagram
TODA LA INFORMACIÓN Y AGENDA DE DONOSTI
PORTADA / ENTREVISTAS / REPORTAJES / ESPECIALES / GALERÍAS DE FOTOS
INF. GENERAL . DEPORTES . CULTURA . TURISMO . GASTRONOMÍA . SUCESOS . EL TIEMPO . AGENDA
BLOGS: MODA / MÚSICA / CULTURA VASCA
Logo
## Agenda
VER TODOS LOS EVENTOS
TODAS LAS NOTICIAS
La respuesta del sector turístico a la crisis, eje central de la X Jornada San Francisco Javier
## DonostiTxikia
TODAS LAS NOTICIAS
Lo que entiende un bebé cuando le hablas
Conflicto

El TSJPV considera accidente de trabajo el ataque de ansiedad de una trabajadora de San Andrés de Eibar

19 May.20
Por: S. F. / Redacción
Tiempo de lectura: < 1 minuto
Archivado en:
La víctima, auxiliar de Enfermería, se vio involucrada en 2018 en una discusión entre otra compañera y una supervisora
EL Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha resuelto que al ataque de ansiedad sufrido por una trabajadora de la residencia de la tercera edad de Eibar Fundación Pública San Andrés M.M.S. es un accidente de trabajo. Y establece que ha de ser la mutua Fraternidad la que ha de hacerse cargo de la prestación económica derivada del accidente de trabajo. El suceso tuvo lugar en 2018 tal y como ha informado Comisiones Obreras. 

M.M.S. sufrió un ataque de ansiedad en su puesto de trabajo como auxiliar de Enfermería de la residencia. El ataque de ansiedad sobrevino al verse la trabajadora involucrada en una discusión entre otra compañera y una supervisora. M.M.S. tuvo que acudir a urgencias y permanecer de baja durante aproximadamente mes y medio entre agosto y octubre de 2018. La mutua Fraternidad, responsable de las contingencias profesionales en la empresa, y a la que la trabajadora acudió a recibir el tratamiento pertinente, no se hizo cargo del citado tratamiento ni de la prestación económica por accidente de trabajo.

La sentencia considera incuestionable que el origen de la baja médica fue necesariamente laboral al haberse producido en tiempo y lugar de trabajo, aunque no hubiera lesiones corporales físicas debidas a una acción súbita o violenta, acción con la que puede en un principio identificarse el accidente de trabajo en su sentido más clásico.

La sentencia hace constar además que no hay nada que haga pensar que la trabajadora tenga una personalidad sensible o padezca cualquier patología previa que pudiese desvirtuar la relación del ataque de ansiedad con circunstancias del entorno de trabajo.

Escribir comentario